•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Estados Unidos Donald Trump aumentó el lunes la presión comercial contra China al anunciar una investigación sobre las prácticas de Pekin en materia de propiedad intelectual cuando ambas potencias ya tensaron sus relaciones por Corea del Norte.

Trump firmó en la Casa Blanca un pedido al representante comercial de Estados Unidos Robert Lighthizer para que examine si las políticas comerciales de China perjudican a inversores o compañías estadounidenses en lo que hace a la propiedad intelectual.

La propiedad intelectual es "vital para nuestra seguridad y prosperidad", dijo. "Defendemos a nuestros trabajadores, defendemos la innovación, la creación y las invenciones que son el motor de nuestro magnífico país", añadió

Ya en el el fin de semana, funcionarios estadounidenses, que se negaron a ser identificados, acusaron a China de "robar" secretos industriales de Estados Unidos.

Pekín advirtió este mismo lunes que si se desata una guerra comercial entre las dos mayores economías del mundo "todos perderán".

"China y Estados Unidos deberían seguir trabajando juntos para un desarrollo firme y sostenido de las relaciones económicas", dijo la portavoz del ministerio de Exteriores de China Hua Chunying.

"Librar una guerra comercial no tiene futuro. No habrá un ganador", añadió y señaló que todos los países de la Organización Mundial de Comercio (OMC) deben respetar las normas.

Estados Unidos es el segundo socio comercial de China después de la Unión Europea. Empero Washington y Pekín tensaron sus relaciones desde que en abril Trump le hizo promesas al presidente de China Xi Jinping durante la cumbre que mantuvieron en abril.

- Múltiples disputas comerciales -

La investigación sobre la propiedad intelectual se suma a las varias que ya ha lanzado Washington sobre las prácticas comerciales de China, especialmente en lo que hace al acero y al aluminio y sus eventuales consecuencias para la seguridad nacional.

Empero el inicio de una investigación no supone una confrontación inmediata. Lighthizer debería encontrar primero indicios de prácticas ilegales antes de abrir una investigación formal lo cual podría llevar casi un año, dijeron funcionarios estadounidenses.

En su exitosa campaña electoral y luego de entrar a la Casa Blanca, Trump acusó a China de socavar la economía de Estados Unidos.

El déficit comercial de Estados Unidos con China fue de unos 350.000 millones de dólares en 2016 y una y otra vez Trump ha sostenido que los productos chinos roban empleos a los estadounidenses, especialmente en el sector siderúrgico.

La semana pasada Washington anunció sanciones preliminares contra la importación de láminas de aluminio de China. No obstante, hasta ahora Estados Unidos no ha adoptado sanciones contra productos chinos.

- ¿Corea del Norte en la negociación? -

Trump dio a entender que su hostilidad a las prácticas comerciales chinas podría atenuarse si Pekín ayuda a tener bajo control a Corea del Norte, un país dotado de armas nucleares.

"Si China nos ayuda, me sentiría muy diferente en cuanto al comercio", dijo.

China, pulmón económico de la aislada Corea del Norte, anunció el lunes que suspenderá sus compras de varios minerales, entre ellos hierro y plomo, y también de productos del mar acatando así las sanciones que le impuso la ONU a Pyongyang por sus ambiciones nucleares.

Funcionarios estadounidenses señalaron que no existe relación alguna entre las sanciones comerciales y el programa nuclear norcoreano.

Pekín dijo lo mismo este lunes. Son dos asuntos "totalmente diferentes", afirmó la cancillería china.

A pesar de las acciones esperadas para este lunes, Trump ha evitado tomar represalias comerciales contra China.

Las nuevas acciones reflejan en particular la preocupación por la exigencia de Pekin de que las compañías extranjeras hagan alianzas con firmas locales. Según Washington, eso es como servirle en bandeja a los chinos la tecnología estadounidenses.