•   París, Francia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Este domingo por la tarde se rindió homenaje a las víctimas de los atentados de España en una misa oficiada en la catedral de Notre Dame de París, en presencia de la alcaldesa de la capital, Anne Hidalgo.

El cardenal André Vingt-Trois, arzobispo de París, deseó que la misa se dedicara a las víctimas de la "locura asesina" de los atentados ocurridos en Cataluña el jueves por la noche, que costaron la vida a 14 personas, declaró el obispo auxiliar de la ciudad, Danis Jachiet, que ofició el servicio.

La ministra de Asuntos Europeos, Nathalie Loiseau, y representantes de la embajada de España en París, así como un sacerdote español, también asistieron a la misa.

Recordando los atentados que, antes que a Barcelona y Cambrils (noroeste), golpearon también a Niza, Londres o París, monseñor Jachiet consideró qeu "todas estas grandes ciudades europeas, estos lugares cosmopolitas" eran "el objetivo privilegiado de los terroristas islamistas, pues son símbolo de la mezcla de naciones y culturas".

El máximo responsable de la policía regional catalana, Josep Lluís Trapero, declaró hoy que los expertos forenses y policiales están tomando muestras de ADN a las dos víctimas restantes y que se prevé que los resultados estén listos durante la próxima madrugada.

En total están identificadas cinco víctimas españolas, una de ellas también con nacionalidad argentina, dos portuguesas, dos italianas, una belga, otra estadounidense y el niño de nacionalidad australiana y británica.

Respecto a los heridos, hay 51 personas ingresadas, diez en estado crítico, tres menos que el sábado; quince graves, nueve menos que la víspera; 25 menos graves y uno leve.

El departamento de Salud del Gobierno catalán informó también de que los centros sanitarios de la región han atendido en las últimas horas al menos a 85 personas con cuadros de ansiedad a raíz de los atentados terroristas.

Son testigos que no resultaron físicamente heridos en los ataques, pero a los que el impacto emocional que les supuso vivir estas situaciones ha derivado en cuadros de angustia que han necesitado atención médica sin ingreso. ​