•   España  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El marroquí Younes Abouyaaqoub, presunto autor del atentado de Barcelona, fue abatido ayer, anunciaron las autoridades catalanas, dando por desarticulada la célula detrás del doble ataque que dejó 15 muertos y más de 120 heridos en España.

“Poco antes de las 5 de esta tarde, los Mossos d’Escuadra han abatido a Younes Abouyaaqoub, el conductor de la furgoneta y autor material del atentado que el jueves pasado causó la muerte a 14 personas”, anunció en rueda de prensa el presidente regional de Cataluña, Carles Puigdemont.

Con su fallecimiento, “los 12 objetivos iniciales en relación a los atentados están muertos o detenidos”, se congratuló la Policía catalana en Twitter.

Por otro lado, el cuerpo policial confirmó que el imán marroquí Abdelbaki Es Satty, figura clave de la célula pues habría adoctrinado al resto de integrantes, murió la noche del miércoles en la deflagración de una vivienda donde el grupo preparaba atentados de mayor envergadura.

Cinturón de explosivo falso

Objeto de una intensa búsqueda desde el pasdo jueves, Abouyaaqoub, de 22 años, murió la tarde del lunes a unos 50 km al oeste de la capital catalana, en una zona de viñedos escasamente poblada, donde fue visto por dos policías que pasaban por una estación de tren.

Cuando fue confrontado, el sospechoso se “ha abierto la chaqueta y parecía llevar adosado un cinturón de explosivos, que eran falsos”, relató el comisario jefe de la Policía catalana, Josep Lluis Trapero.

Abouyaaqoub gritó “Alá es grande” antes de que los agentes hicieran “uso de su arma” y lo abatieran, agregó.

La Policía desplegó un helicóptero para verificar si otras personas vinculadas con el sospechoso se encontraban por la zona, pero Trapero aclaró que “es bastante factible que estuviese solo por esa zona”.

Epicentro yihadista

Luego de conducir a toda velocidad la camioneta por la turística avenida de las Ramblas en Barcelona en plena tarde del jueves, atropellando indiscriminadamente a transeúntes, Abouyaaqoub abandonó el vehículo y recorrió unos seis kilómetros hacia el sur de Barcelona.

Allí acuchilló a un español de 34 años que estacionaba su automóvil y emprendió la huida saltándose un control policial, explicó Trapero.

Además del ataque en Barcelona, que dejó 14 muertos y 120 heridos, la célula realizó otro en Cambrils, una localidad costera a 120 kilómetros al sur, donde murió una mujer y fueron heridas seis personas más.

De los doce integrantes, cuatro fueron detenidos, cinco abatidos por la Policía en Cambrils, dos fallecieron en la deflagración el miércoles en la vivienda de Alcanar (200 kilómetros al sur de Barcelona), y el último del grupo, Abouyaaqoub, fue abatido este lunes.

Los cuatro arrestados deben ser presentados el martes en Madrid ante un juez de la Audiencia Nacional, alto tribunal especializado en casos de terrorismo.

La mayoría de los miembros de la célula vivían en Ripoll, un pueblo en la falda de los Pirineros 100 km al norte de Barcelona, donde la madrugada del lunes se produjeron nuevos registros.

Abdelbaki Es Satty era imán en esta localidad. El religioso estuvo encarcelado en España entre 2010 y 2014 por tráfico de drogas, según las autoridades catalanas.

Luego residió en Machelen, en la periferia de Bruselas, “entre enero y marzo de 2016”, según el alcalde de la localidad vecina de Vilvorde, Hans Bonte.