•  |
  •  |
  • END

GUATEMALA / AFP

El presidente de Guatemala, Álvaro Colom, acusó ayer miércoles al crimen organizado de querer desestabilizar al país con una serie de ataques armados contra autobuses del transporte público, que se han saldado con cuatro muertos en dos días.

“El objetivo de este plan es paralizar el país”, afirmó Colom en rueda de prensa al referirse a los cinco ataques perpetrados el martes y este miércoles contra varios autobuses del transporte público en las afueras de la capital.

Dos pasajeros y dos choferes perdieron la vida en estos ataques. A las 6 de la mañana murió baleado Fabián Pixtún, de 85 años, quien se transportaba en un bus de la ruta 203, en el Anillo Periférico y 4a. calle de la zona 2, cuando dos hombres que se transportaban en una moto dispararon contra él y el piloto.

Los Bomberos Municipales atendieron al chofer Óscar Leonel Saravia Ramírez, 34, a quien trasladaron al Hospital San Juan de Dios.

Ese suceso originó que a las 10:30 horas un grupo de compañeros de Saravia y pilotos de buses de Ciudad Real, zona 12, se dirigieran a las entradas de la Universidad de San Carlos de Guatemala (USAC) y atravesaran unidades que interrumpieron el ingreso a esa casa de estudios. Universitarios se unieron a la protesta y quemaron llantas, para llamar la atención y exigir acciones contra la violencia.

En las aceras, los agentes de seguridad privada que vigilan los buses permanecían cerca de éstos, mientras los pilotos le explicaban a Rocael Fuentes, jefe de la Comisaría 14, que estaban hartos de los asesinatos de choferes. El tránsito fue habilitado en ese sector, a las 13:30 horas.

Segundo ataque

A las 6.25 horas, cerca de la colonia La Bethania, zona 7, desde un automóvil negro dispararon contra otra unidad de transporte. No hubo heridos; solo daños a la estructura del bus.

Otro ataque ocurrió a las 8:55 horas en un autobús de la ruta 13, en la avenida La Castellana, frente al 9-19 de la zona 9.

En la unidad murió el nicaraguenses Diego Evenón Navas Chávez, de 22 años. Sus familiares dijeron a la Policía que laboraba en una venta de repuestos para automóviles.

A unos 25 metros de este autobús quedó tirada una pistola calibre .45 y manchas de sangre a su alrededor.

Los bomberos Voluntarios y Municipales atendieron a Marlon Alexander Charles Cortez, 24, quien murió a las 12:45 en el Hospital Roosevelt. Era señalado de ser delincuente.

En estado agónico permanecía ayer Óscar Macham Canox, 40, agente de la Policía. También fueron auxiliados Jorge Alfredo López, 47, y una mujer que fue trasladada a un sanatorio.

Cuando la atención se concentraba en la zona 9, a las 9.15 fue atacado un autopatrulla de la unidad de Mercados (Polimerc), en la 16 avenida y 12 calle de la colonia Carabanchel, zona 11.

Cancela viaje a Managua

El presidente Colom, ante lo que consideró como un intento de desestabilizar el país, decidió cancelar su participación, ayer miércoles, en la cumbre de presidentes centroamericanos en Managua.

Colom aseguró que se está investigando quién está detrás de este plan, aunque, dijo, eso “nos va a tomar tiempo llegar a las raíces”.

La policía ha detenido hasta el momento a 14 personas acusadas de estar relacionadas con estos ataques.

Colom también anunció la desarticulación de un plan orquestado para llevar a cabo, el próximo 8 de abril, cuatro motines en otras tantas cárceles con el fin de liberar a varios miembros del crimen organizado que están detenidos.

El martes también se registraron numerosas llamadas amenazantes a colegios instando a la suspensión de las actividades o de lo contrario serían víctimas de ataques.

En un mensaje a la nación, el presidente descartó el martes en la noche decretar el estado de sitio o excepción en el país.

“Tenemos que estar conscientes que es un plan de desestabilización al que ya se ha sumado cualquier tipo de mafia que se está viendo afectada”, dijo el presidente.

“El gobierno no niega ningún hecho, pero advierte sobre las magnificaciones desinteresadas que buscan provocar psicosis. Esto es una guerra sicológica”, afirmó.

El presidente considera que estas “reacciones violentas” se deben a las incautaciones por parte del gobierno de “bienes, recursos y espacios del crimen” así como a las detenciones de su gente. ( Con apoyo del diario Prensa Libre)