•   Miami  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Varias ciudades de Texas, en el sur de Estados Unidos, comenzaron este jueves a ser evacuadas ante la llegada del huracán Harvey, que continuaba fortaleciéndose y podría tocar tierra el viernes convertido en una tormenta "mayor".

"A todos aquellos que todavía no han abandonado (la ciudad), por favor apúrense en hacerlo", dijo el alcalde de Portland, Ted Wheeler, agregando que todo desplazamiento será más difícil y peligroso por los violentos vientos desde la mañana del viernes.

En Port Aransas también se realizaban evacuaciones y preparativos, mientras el alcalde de Corpus Christi, con cerca de 300.000 habitantes, exhortó a sus residentes a abandonar la urbe.

A las 19H00 locales (00H00 GMT del viernes), el huracán se mantenía como categoría 1 (en una escala de 5) con vientos de 140 km/h y se desplazaba a 17km/h a 400 kilómetros de las costas de Texas, según el último reporte del Centro Nacional de Huracanes (NHC), con sede en Miami.

El NHC espera un fortalecimiento rápido del fenómeno, previendo que se convierta en un "huracán mayor" de al menos categoría tres, con vientos de hasta 209 kilómetros por hora, y "potencialmente mortal" cuando toque tierra en Texas el sábado hacia las 01H00 local (06H00 GMT).

- Recuerdos de Katrina -

El riesgo de inundaciones sorpresivas también es importante en algunas regiones, donde se esperan hasta 76 centímetros de lluvias y las aguas del mar se espera que se eleven entre 1,8 metros y 3 metros, según la zona.

El presidente Donald Trump envió un tuit con las páginas web de autoridades especializadas, que hacen recomendaciones prácticas sobre preparativos y precauciones que se deben tomar en caso de una evacuación de emergencia.

"Cuando el #HuracánHarvey se intensifica - recuerda #planearpordelantado", escribió el mandatario.

El personal y los aviones de entrenamiento en dos bases de la Marina en Corpus Christi y Kingsville, ambas en Texas, fueron evacuados, ya que ambas locaciones estarían en la ruta que haría Harvey.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, lanzó de forma preventiva alertas de desastres en una treintena de condados, explicando que la iniciativa permitiría que el estado sureño "despliegue rápidamente recursos" para los servicios de emergencia.

Las autoridades de Houston, la mayor ciudad que encontrará Harvey a su paso, con 2,3 millones de habitantes y a unos 30 km de la costa, por ahora no prevé ordenar evacuaciones, aunque se esperan lluvias abundantes que podrían durar cinco días.

En el estado vecino de Luisiana, también se prevé que Harvey produzca inundaciones en Nueva Orleans, donde el devastador huracán Katrina causó en 2005 la muerte de más de 1.800 personas.

"Podríamos ver algunas inundaciones focalizadas", dijo el alcalde de Nueva Orleans, Mitch Landrieu, en una conferencia de prensa el jueves, informando además que varios equipos de rescate se preparaban para la eventualidad, aunque no se habían previsto aún evacuaciones.

Mientras, el gobernador de Luisiana, John Edwards, anunció que se colocaron cientos de barcos y medio millón de sacos de arena a lo largo de la costa de ese estado.

- Efectos en refinerías -

Las preocupaciones entorno a Harvey también llegaron al mercado petrolero. En Nueva York el crudo cerró a la baja dado que los inversores están preocupados de las consecuencias que podría generar la llegada del huracán en las refinerías de la región de Texas.

La trayectoria de Harvey "podría afectar directamente el corazón del corredor de refinerías estadounidenses, que representa cerca de un tercio de la capacidad del país y trata cerca de 7 millones de barriles diarios", dijo Phil Flyn de Price Futures Group.

"Las refinerías podrían ser dañadas por los vientos pero también podrían sufrir por las inundaciones e incluso cortes de energía eléctrica", dijo James Williams de WTRG Economics.

"Una vez que se detiene, una refinería puede demorar hasta siete días en volver a producir normalmente", indicó Williams, agregando que la tormenta también podría retrasar la llegada de buques tanqueros al Golfo de México.