•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los meteorólogos del Centro Nacional de Huracanes (CNH) de EE. UU. alertaron sobre las posibles “catastróficas inundaciones” que puede causar el ciclón Harvey. Se esperaba que Hervey tocará tierra cerca de la ciudad de Corpus Christi y ayer el CNH lo calificaba como el más violento en alcanzar suelo estadounidense en más de una década.

De hecho, las bandas exteriores de lluvia ya alcanzaban desde la mañana de ayer la costa central y baja de Texas y las autoridades de Corpus Christi recomendaron a sus ciudadanos la evacuación de la ciudad.

Harvey puede producir acumulaciones de lluvia de entre 15 y 25 pulgadas (38 y 63 centímetros) y aisladas de hasta 35 pulgadas (89 centímetros) en la costa de Texas hasta el próximo miércoles. Otro de los grandes peligros es la combinación del fuerte oleaje y el aumento del nivel del mar debido a la marea, lo que podría provocar que el agua se elevase hasta cuatro metros sobre su nivel habitual en algunas zonas de la costa texana y causar importantes inundaciones. 

Categoría 4

Al cierre de esa edición el huracán había alcanzado la categoría cuatro y se temía que pudiera incrementarse para alcanzar la escala cinco, convirtiéndose en una grave amenaza para la costa de Texas, donde afectará a millones de personas.

Un huracán entra en la categoría cuatro de la escala de Saffir-Simpson cuando sus vientos máximos sostenidos alcanzan los 250 kilómetros por hora. Las autoridades ampliaron el aviso de huracán que  se extiende desde Port Mansfield hasta la ciudad de Sargent (Texas), mientras que la vigilancia de huracán (paso en 48 horas) sigue activa desde el sur de Port Mansfield hasta la desembocadura del río Grande.

Se mantiene asimismo un aviso de marejada de tormenta desde Port Mansfield a High Island, ambos en Texas.

Según un probable patrón de trayectoria, Harvey tocaría tierra en el medio de la costa de Texas entre la noche de ayer, y la madrugada del sábado”, para luego “serpentear” por el interior durante todo el fin de semana. “Se espera un fortalecimiento adicional de Harvey” y su transformación en un huracán de categoría mayor “antes de que el sistema llegue a la costa central de Texas”, señala el NHC. Estos avisos afectan a 1.4 millones de personas que residen en la costa sur del Golfo de México en Texas, mientras que otros 12 millones se encuentran bajo aviso de vientos de tormenta tropical, incluyendo las populosas ciudades de San Antonio y Houston. 

Harvey se convierte en huracán y aumenta su amenaza sobre Texas

Piden declarar estado de catástrofe

Ayer, el gobernador de Texas, Greg Abbott, pidió al presidente Donald Trump que declare el estado de catástrofe natural en el estado ante el “gran desastre” que podría provocar. 

La medida, que permitiría desbloquear fondos federales antes de que Harvey toque las costas de Texas, está siendo considerada por Trump, informó Tom Bossert, su asesor de seguridad interna. “No cometamos los mismos errores que Bush con Katrina”, le pidió el senador republicano Chuck Grassley a Trump, “la falta de previsión por parte del gobierno federal en 2005, cuando el huracán Katrina, todavía está en el recuerdo de todo el mundo”, añadió. Mientras tanto, Abbott desplegó a mil funcionarios de la guardia nacional de Texas para hacer frente a esta contingencia.

Cientos de miles de habitantes de la costa del Golfo de Estados Unidos fueron llamados a evacuar, pues se teme que el huracán produzca inundaciones “devastadoras y amenazantes para la vida” en un área en la cual las refinerías procesan siete millones de barriles de petróleo al día. A las 19H30 GMT de ayer, Harvey estaba a unos 120 kilómetros de ciudades costeras como Corpus Christi, que será la primera en su trayectoria, y avanzaba a 17 km/h. Muchos condados y ciudades en Texas ordenaron la evacuación, mientras que otros, como Corpus Christi, la recomendaron. “Siempre hay gente que se quiere quedar, es su decisión, pero tienen que entender que se tendrán que quedar ahí hasta que pase la tormenta si necesitan ayuda”, dijo Matt Sebesta, un funcionario del condado de Brazoria, cerca de Houston.

“Texas está a punto de padecer un desastre muy importante”, dijo a CNN Brock Long, director de la agencia federal de gestión de emergencias (FEMA).