•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El poderoso huracán Harvey tocó tierra la noche del viernes en la costa estadounidense de Texas, donde ya fue declarado el estado de catástrofe natural, con una fuerza no vista en una década y que presagia "inundaciones catastróficas".

Soplando vientos sostenidos de 215 km/h, Harvey llegó a tierra firme hacia las 22H00 (03H00 GMT del sábado) entre las ciudades de Rockport y Port Aransas, unos cincuenta kilómetros al noreste de Corpus Christi, informó el Centro Nacional de Huracanes (NHC), con sede en Miami.

Ante el potencial efecto devastador de este huracán, que en las últimas horas se había fortalecido hasta categoría 4 -de una escala de 5-, el presidente Donald Trump finalmente declaró el estado de catástrofe natural -tal y como pedía el gobernador de Texas, Greg Abbott-, para poder liberar fondos federales que ayuden en la emergencia.

Más tarde, Harvey, que se desplaza lentamente, lo que lo hace más peligroso, fue retrogradado a categoría 3. Hacia las 09H00 GMT, el NHC lo situó en categoría 2, cuando se desplazaba sobre Texas con vientos de 155 km/h.

El huracán podría arrasar algunos inmuebles y hacer numerosas zonas "inhabitales durante meses", advirtió el NHC. Harvey "debería desacelerarse durante la jornada y serpentear sobre el sureste de Texas hasta mediados de la semana próxima", precisó el centro.

Diez personas resultaron heridas el viernes en Rockport por la caída de techos, numerosos árboles fueron arrancados y se veían "por todas partes" vehículos dañados, relató a medios locales un vocero municipal, Kevin Carruth.

Durante toda la jornada, la costa había sido golpeada por vientos violentos y torrentes de lluvia que hicieron de Corpus Christi, normalmente una ciudad industrial de 300.000 habitantes, un pueblo fantasma la noche del viernes.

El ayuntamiento de esa localidad instó a los habitantes a hervir el agua del grifo, pues el sistema de canalizaciones fue dañado por el huracán.

Y el NHC advirtió sobre "inundaciones catastróficas en zonas del sur y sureste de Texas".

Harvey ha reanimado en Estados Unidos el traumatismo del huracán Katrina, que causó graves inundaciones y se cobró la vida de 1.800 personas cuando azotó la ciudad de Nueva Orleans (sur) en 2005.

"No cometa los mismos errores que hizo Bush con Katrina", reclamó el senador republicano Chuck Grassley al presidente Trump.

En aquel momento, la falta de preparación y los evidentes fallos del Estado federal tuvieron consecuencias dramáticas. Además, el presidente George W. Bush fue muy criticado y se le acusó de indiferencia ante la suerte de los habitantes de una región muy desfavorecida y mayoritariamente negra.

Pero Trump, en un tuit dirigido a Abbot, afirmó que "seguiremos completamente dedicados". "Estados Unidos está con ustedes", tuiteó el presidente, al tiempo que pedía prudencia a los ciudadanos.

El mandatario será informado de la situación el sábado a las 15H00 GMT en la residencia presidencial de Camp David y planea visitar el área afectada a partir de la próxima semana, informó la Casa Blanca.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus