•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Una persona murió en Texas tras el devastador paso del huracán Harvey, ahora degradado a tormenta tropical, informó este sábado un funcionario local.

“Se trata de una persona que quedó atrapada en el incendio de su casa durante la tempestad”, dijo a la prensa el juez C.H. “Burt” Mills, del condado de Arkansas, en la costa texana. Informó además que se registró una decena de heridos leves, sin dar mayores detalles sobre ello.

A los pueblos y ciudades golpeados por el huracán Harvey les tomará años recuperarse de la devastación creada por esta enorme tormenta, dijo ayer Brock Long, jefe de la agencia federal de emergencias de Estados Unidos (Fema).

“Este va a ser un largo y frustrante proceso sin precedentes para el estado de Texas”, dijo a la cadena MSNBC el director de la Fema, mientras las autoridades evaluaban el daño causado por Harvey, que deja lluvias torrenciales en la zona, ha destruido viviendas, derribado tendidos eléctricos y forzó a evacuar a miles de personas.

El alcalde de Rockport, la ciudad de Texas (EE. UU.), en la que la noche del sábado Harvey tocó tierra convertido en un huracán de categoría 4, aseguró ayer que el ciclón ha dejado una “devastación generalizada” en su comunidad, donde algunos edificios han sido completamente destruidos. En declaraciones a The Weather Channel, el alcalde de la localidad afectada, Charles “C.J.” Wax, señaló: “algunas casas, escuelas y negocios fueron fuertemente dañados o incluso completamente destruidos”. Harvey, el huracán más poderoso que llega a Estados Unidos desde el Katrina en 2005, tocó tierra en la localidad de Rockport sobre las 22:00 hora local del sábado), con vientos máximos sostenidos de 130 millas por hora (215 km/h).

Wax comentó, además, que el servicio de emergencias de su ciudad se vio afectado “por problemas en las conexiones telefónicas y otras formas de comunicación”.

Ayer se realizaron los primeros rescates de personas atrapadas en un centro de ancianos de Rockport, un edificio en el que el techo fue destruido. Las autoridades no revelaron cuántas personas fueron rescatadas, o si eran residentes del centro o personas que se habían refugiado allí ante el paso del ciclón.

Los heridos fueron llevados a un hospital improvisado que fue instalado en una cárcel local para ser evaluados y tratados. El huracán Harvey se degradó ayer a categoría 1 y se desplazaba sobre Texas con vientos máximos sostenidos de 75 millas por hora (120 km/h) y con lluvias torrenciales, informó el Centro Nacional de Huracanes (NHC).

En un boletín especial, el centro meteorológico da cuenta del debilitamiento del huracán, el cual se espera que se degradara a tormenta tropical a medida que pasaran las horas, cuando aún estará “serpenteando” en tierra, sobre el suroeste de Texas.

Otra de las ciudades afectadas durante la llegada del ciclón fue Corpus Christi, ubicada a 48 kilómetros (30 millas) de Rockport y donde las autoridades recomendaron a sus habitantes reducir el uso del agua corriente por culpa de los cortes de energía que sufrieron las plantas de tratamiento de aguas residuales.

Su alcalde, Joe McComb, indicó a los medios locales que a pesar de que los cortes de energías son “considerables”, la cantidad de lluvias y tormentas “no es tan alta como se esperaba”. Sin embargo, McComb reconoció que los fuertes vientos causaron ayer una “tremenda cantidad” de daños materiales.

Cerca de 300,000 personas en Texas se quedaron sin electricidad anoche por el paso del huracán, según anunció ayer el Consejo de Fiabilidad Eléctrica de Texas (Ercot), que administra el flujo del 90 % de la carga eléctrica del estado sureño.

Agua, más peligrosa  que vientos

Aunque Harvey continuaba debilitándose desde ayer sábado durante su lento paso por Texas se prevén “inundaciones catastróficas” en los próximos días. “Lluvias torrenciales desde hoy (sábado) hasta el lunes” pronosticaron en la mañana del sábado los servicios meteorológicos, anticipando de 38 a 88 cm de acumulación en algunos lugares de aquí al miércoles.

Varios condados ya habían recibido en la mañana del sábado cerca de 25 cm de lluvia en 24 horas. Harvey es el huracán más poderoso en golpear a Estados Unidos desde 2005, y la peor tempestad en azotar Texas desde 1961.

 Pero el peligro es: “aún muy real. Históricamente, el agua ha sido una mayor amenaza para la vida que el viento”, advirtió el Centro Nacional del Clima (NWS). Entre 1963 y 2012, el viento ha causado 11% de las muertes por huracanes en la costa Atlántica de Estados Unidos, mientras que el agua ha sido culpable del 82% de los decesos (49% por la subida del nivel del mar, 27% por la lluvia y 6% por las olas).

El huracán, que ya arrasó algunos inmuebles, puede hacer numerosas zonas “inhabitables durante meses”, advirtió el NHC.

Diez personas resultaron heridas el viernes en Rockport por la caída de techos, numerosos árboles fueron arrancados y se veían “por todas partes” vehículos dañados, relató a medios locales un vocero municipal, Kevin Carruth. La policía de Corpus Christi advirtió por Twitter en la mañana del sábado sobre la existencia “de escombros en las rutas y líneas eléctricas en tierra”, aconsejando a los habitantes mantener la “paciencia” y permitir “controlar las condiciones de seguridad antes de regresar” a sus hogares.

Trump viajará a Texas

El presidente Donald Trump firmó el viernes una declaración de catástrofe natural, ante el potencial efecto devastador del huracán y para poder liberar fondos federales que ayuden en la emergencia.

“Estrecho seguimiento del huracán Harvey desde Camp David. No dejamos nada librado al azar”, tuiteó el sábado Trump, quien planea visitar el área afectada la próxima semana según la Casa Blanca. Harvey ha revivido en Estados Unidos el traumatismo del huracán Katrina, que causó graves inundaciones y cobró la vida de 1,800 personas cuando azotó Nueva Orleans (sur) en 2005, en medio de fuertes críticas al entonces presidente George W. Bush a quien se le acusó de indiferencia ante la suerte de los habitantes de una región muy desfavorecida y mayoritariamente negra.