•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El huracán Harvey, el más poderoso en golpear Estados Unidos desde 2005, causó al menos dos muertos y varios heridos en Texas, donde podría seguir provocando inundaciones "extremadamente graves" a pesar de haber sido rebajado a tormenta tropical.

Una persona falleció tras quedar atrapada en el incendio de su casa durante la tormenta en la región de Rockport, declaró a la prensa un alto responsable del condado de Aransas, en la costa texana, que también dio un balance de 12 heridos leves.

Y en Houston, una mujer se ahogó al salir de su coche en una zona inundada, indicó la prensa local citando a la policía. Las autoridades de esa ciudad pidieron a sus 2,3 millones de habitantes que permanecieran en sus casas.

Harvey dejó a su paso carreteras sumergidas, casas sin tejado, carteles de señalización y líneas eléctricas arrancados... En Port Aransas, desertado por sus habitantes, unos barcos fueron a parar en medio de las calles.

Hobby International, uno de los dos aeropuertos de Houston, anunció que todos los vuelos fueron cancelados "a causa de la abundancia de agua en las pistas", mientras que el George Bush International operaba en forma limitada.

"Se están produciendo súbitas inundaciones, catastróficas, con amenaza de vida", advirtió el Servicio meteorológico nacional (NWS) en Twitter. "Es una situación EXTREMADAMENTE PELIGROSA! No viaje a menos que que se le diga".

"INUNDACIONES CATASTRÓFICAS CON AMENAZA DE VIDA EN EL SE(sureste de) TEXAS", enfatizó luego.

El NWS emitió más de una decena de advertencias de tornado durante la noche para el sureste de Texas, incluidas varias en el área de Houston.

"Necesitaremos años para recuperarnos de este desastre", dijo el responsable de la agencia federal de situaciones de emergencia Brock Long.

Tras tocar tierra el viernes por la noche como huracán de categoría 4 --sobre una escala de 5--, el huracán fue degradado a tormenta tropical con vientos de hasta 110 km/h, según el Centro Nacional de Huracanes (NHC). Pero su lento avance, a unos 2 km/h, la convierte en un fenómeno muy peligroso, ya que las lluvias caerán sobre las mismas regiones durante cuatro o cinco días.

"Hay inundaciones extremadamente graves", avisó el NHC. Según el centro de huracanes, las lluvias podrían alcanzar los 1000 mm en algunos lugares de aquí al jueves, provocando "inundaciones catastróficas y potencialmente mortales".

El presidente Donald Trump declaró la noche del viernes el estado de catástrofe natural para liberar fondos federales con los que actuar ante los daños causados por Harvey.

La mayoría de vecinos de Corpus Christi --donde viven 325.000 personas-- siguieron las recomendaciones oficiales y abandonaron sus viviendas para resguardarse.

"Nunca he visto algo así. Aquí hay vientos fuertes, estamos cerca de la bahía, pero nada que ver con lo de anoche", contó a la AFP Brandon González, propietario de un comercio. "Estaba aterrado. Nuestro edificio tembló constantemente".

"Comercios y casas quedaron completamente destruidas y, seguramente, un gran número de vías se vieron afectadas de manera importante", precisó el alcalde de Rockport, C.J. Wax, a la cadena de televisión MSNBC.

El gobernador tejano, Greg Abbott, aseguró que en algunas zonas cayeron 500 mm de agua. "Nuestra prioridad son las graves inundaciones" que se pueden registrar, explicó a la prensa. Por ahora varias localidades han sufrido "daños muy importantes".

Las compañías eléctricas informaron que 230.000 abonados seguían sin servicio en la noche del sábado.

Muchos residentes de Texas, donde viven unos 25 millones de habitantes, se dirigieron a la ciudad de San Antonio, donde el departamento de bomberos habilitó albergues temporales.