•   Jerusalén, Israel  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El secretario general de la ONU, António Guterres, llegará esta noche a Israel y Palestina por primera vez desde que asumió el cargo el pasado 1 de enero, para analizar durante los próximos tres días las posibilidades que hay de retomar el proceso de paz.

Así lo explicó recientemente en rueda de prensa su portavoz, Stéphane Dujarric, quien señaló que Guterres viajará desde Kuwait después de entrevistarse con el emir del país, Sabah Ahmed al Sabah, y con otras autoridades, en el marco de su primera gira por Oriente Medio.

Guterres reiterará "el compromiso de Naciones Unidas para ofrecer a israelíes y palestinos todo el apoyo posible para alcanzar una solución global de dos estados, que es la única opción para lograr las aspiraciones nacionales de los dos pueblos", destacó el portavoz.

El secretario general mantendrá un encuentro con el presidente de Israel, Reuvén Rivlin y hará la protocolaria visita al Yad Vashem (Museo del Holocausto), ambas previstas para mañana, lunes.

La ONU ha declinado dar más datos de su agenda, aunque se espera que incluya una reunión con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

Por su parte, el primer ministro palestino, Rami Hamdala, también ha anunciado su encuentro bilateral el martes a mediodía en la Muqata (palacio presidencial) de Ramala, pero Guterres no tendrá la oportunidad de entrevistarse con el presidente palestino, Mahmud Abás, quien se encuentra de viaje en Turquía.

Aunque se prevé que visite Gaza, donde la ONU tiene múltiples proyectos humanitarios y especialmente educativos a cargo de su agencia para los refugiados palestinos (UNRWA), no se espera que Guterres se reúna con ningún dirigente del movimiento islamista Hamás, que controla la franja desde 2007 y está considerado organización terrorista por la UE y EEUU.

Guterres será recibido por el coordinador del Cogat, el organismo militar israelí que gestiona la ocupación en los territorios palestinos, el comandante general Yoav Mordejai y el jefe adjunto del Estado Mayor del Ejército israelí, el mayor general Aviv Kojavi, informó el diario Yediot Aharonot.

Se espera que este último le ponga al día sobre los temores de Israel al aumento de presencia e influencia iraní en el sur de Siria y el contrabando de armas de la milicia chií libanesa Hizbulá desde ese país a Líbano.

También se espera que le pida una mayor intervención internacional que frene la presencia de Irán en la zona fronteriza con Siria

E igualmente es posible que conversen sobre la intensificación de las operaciones de la Fuerza Provisional de Naciones Unidas para el Líbano (FPNUL), como parte de una campaña en la que está volcado Israel y que este viernes respaldó la embajadora de EE.UU. ante la ONU, Nikki Haley, que acusó al comandante de la misión de Líbano de "estar ciego" ante el tráfico de armas de Hizbulá en la zona.

El Yediot Aharonot apunta que la visita de Guterres podría ser una oportunidad para que Israel lime asperezas con la ONU, a la que ha reprochado en numerosas ocasiones el trato que le profesa, que ha llegado a calificar de "hostil", en parte, por resoluciones críticas con su política colonizadora.

La última de esas resoluciones fue la 2334, del 23 de diciembre de 2016 (justo antes de que Guterres asumiera la secretaría general de la ONU), en la que el Consejo de Seguridad pide el fin "inmediato" y "completo" de los asentamientos judíos en territorio palestino ocupado.

Esta semana el asistente del secretario general, Miroslav Jenca, repasó en un informe sobre Oriente Medio algunos de los últimos acontecimientos vividos en la región, como el aumento de la tensión entre las partes, el apoyo a las colonias por el Gobierno israelí o el avance de un proyecto de ley israelí llamado "Jerusalén, capital de Israel".

El Parlamento de Israel proclamó en 1980 a Jerusalén (unificada en sus dos mitades, la occidental y la oriental, ocupada por los israelíes en la Guerra de los Seis Días, de 1967) como capital "eterna e indivisible" del país, una decisión que no ha sido nunca aceptada por la comunidad internacional.

"Estas acciones solo alimentan la percepción de que aquellos que trabajan para obstruir la solución de los dos estados están ganando ventaja", dijo Jenca, quien reiteró que las colonias "son ilegales en virtud del derecho internacional y un obstáculo para la paz".

Es necesario conseguir "un horizonte político y un claro compromiso de la comunidad internacional y de ambas partes para acabar con la ocupación y lograr la solución de los dos estados" destacó el diplomático.

Y aseguró que el papel de la ONU debe ser "apoyar a los líderes israelíes y palestinos en la toma de los pasos necesarios para una paz duradera".

La visita de Guterres tiene lugar días después de la que hizo el yerno y asesor del presidente de EE.UU., Donald Trump, Jared Kushner, también con la intención de impulsar un proceso de paz entre las partes, unos esfuerzos que por el momento no se han concretado en ninguna propuesta.