•   Quito, Ecuador  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El gobierno de Juan Manuel Santos y el ELN, última guerrilla activa de Colombia, están empeñados en pactar un alto al fuego temporal antes de la visita del papa Francisco la semana próxima, según ratificaron las partes este lunes en Quito.

Los delegados de Santos y del guevarista Ejército de Liberación Nacional (ELN) fueron recibidas por el mandatario de Ecuador, Lenín Moreno, en el Palacio de Carandolet, sede presidencial.

Los equipos negociadores hablaron sobre el tercer ciclo de las negociaciones que celebran en las afueras de Quito.

"Estamos empeñados en estar a la altura de esa visita del Santo Padre y dar un primer gran paso hacia la paz como sería auscultar la posibilidad de convenir entre el ELN y el gobierno colombiano un cese al fuego bilateral temporal", declaró a la prensa el jefe negociador del gobierno, Juan Camilo Restrepo.

El enviado del gobierno espera que el cese al fuego también incluya compromisos "para humanizar la guerra, el conflicto, en beneficio de la sociedad civil no combatiente".

"En esta semana aspiramos cuando termine el ciclo, que es este viernes, poder estar anunciando un cese al fuego de carácter bilateral temporal", dijo por su parte Pablo Beltrán, jefe negociador del ELN.

Las partes llevan meses barajando la posibilidad de declarar un cese al fuego bilateral con motivo de la visita del papa Francisco a Colombia, entre el miércoles 6 y el domingo 10 de septiembre.

El gobierno le exige a la guerrilla que renuncie al secuestro, los atentados contra oleoductos, la siembra de minas antipersonales y el reclutamiento de menores de edad, recordó Restrepo.

El ELN, una guerrilla nacida en los años 1960 inspirada en la Teología de la Liberación, espera de su lado un "compromiso más fuerte" por parte del gobierno para detener los asesinatos de líderes sociales a manos de paramilitares.

Francisco llegará a una Colombia en paz con las FARC, la poderosa guerrilla que pactó con Santos el fin de su lucha armada,y en diálogos con el ELN, pero que aún enfrenta la violencia del narcotráfico.

El pontífice argentino dedicará un acto a la reconciliación de Colombia el 8 de septiembre en la ciudad de Villavicencio (centro), a la que se espera que vayan víctimas de la conflagración interna y excombatientes.

Con el diálogo de paz con el ELN, el gobierno de Santos espera alcanzar la "paz completa", tras medio siglo de un cruento conflicto que ha enfrentado a guerrillas, paramilitares y agentes estatales, dejando 260.000 muertos, 60.000 desaparecidos y 7,1 millones de desplazados.