•   Río de Janeiro, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

En medio de la polémica creada por la presencia del Ejército brasileño en Río de Janeiro, el diario carioca Extra apela a la reflexión con la sección "Guerra de Río", que ha encendido un debate sobre los calificativos que merece una realidad que se cobra miles de víctimas al año.

"No fue una decisión fácil, imaginábamos el barullo que iba a provocar", admite el director de Extra, Otavio Guedes, en una entrevista con Efe.

"La creación de la sección de guerra fue una forma que encontramos de gritar: esto no es normal. Es la opción que tenemos para no dejar que nuestra mirada periodística se acomode a la barbarie", anunció un editorial del diario, del grupo de comunicaciones Globo, para explicar su decisión.

Extra agrega en su nota editorial que "tenemos consciencia de que el discurso de guerra, cuando se desvirtúa, sirve para encubrir la crueldad de la policía, que dispara primero y pregunta después. Pero defendemos una guerra basada en la inteligencia, en el combate a la corrupción policial, y que tenga como objetivo no a la población civil sino al poder económico de las mafias y de todas sus articulaciones".

"Sabemos que no hay solución fácil ni mágica", concluyó el editorial publicado el día 15, pero "tenemos la esperanza de perder, un día, el título de ser el único diario del plantea en tener una sección de guerra en un país que se niega a reconocer que está en guerra".
Desde enero han muerto 100 policías en Río./AFP
Guedes apuntó que la decisión fue resultado de un intenso debate interno y admitió que, aunque la definición de "guerra" no se ajuste en términos diplomáticos o académicos a la realidad de Río, para los familiares de las víctimas y los moradores de las favelas sí lo es.

A su juicio, parte de la polémica responde a la actitud de "una sociedad hipócrita instalada en la negación".

El pasado año se cometieron unos 5.000 homicidios en el estado de Río, desde enero han muerto 100 policías y se han contabilizado más de 630 víctimas de balas perdidas.

"Queremos gritar que esto no es normal. La sociedad carioca no puede naturalizar esta situación", insiste Guedes. "Hay un problema y tiene que ser encarado".

Río de Janeiro "está así porque la sociedad carioca es hipócrita. Dejó esa cantidad de comunidades a las que no daba ni nombre y fingía que no existían. Es una ciudad invisible dentro de la ciudad", lamenta.

Hoy, según Extra, existen 843 favelas en el estado de Río controladas por organizaciones criminales.

Guedes rechaza las críticas de quienes sostienen que el uso del término "guerra" alimenta la violencia y la represión de la Policía.
Brasil registra más de diez violaciones colectivas por día./AFP
"No estamos alimentando la cultura bélica. Tenemos tanques ya andando por la ciudad", afirma. "Yo no encuentro otro término para esto en portugués que guerra. Y no solo yo, los moradores también".

La solución, opina, pasa por la creación de una fuerza especial para atajar la corrupción policial y destapar a los capos del trafico de drogas y armas.

Un objetivo difícil, admite Guedes, porque "en Río de Janeiro funciona la lógica de las mafias. Todo vira mafia. Incluida la que se instala en el Palacio de Guanabara (sede del gobierno regional)".

Entre las voces más críticas contra la decisión del diario figura la de la periodista Cecilia Oliveira, editora de Intercept Brasil.

"Río tiene una configuración especifica y procesos de violencia muy específicos, pero que ni de lejos configuran una situación de guerra. Tiene muchos nombres pero ninguno es guerra", señala en una entrevista con Efe.

"La gente no tiene legalmente suspensión de derechos, el país vive una democracia, no fue instalada ninguna situación que se asimile a guerra", continúa.

Para Oliveira, no es posible una solución única para las favelas porque cada una tiene sus propias características, pero es necesario invertir en políticas sociales, en educación, en salud y en saneamiento.El pasado año se cometieron unos 5.000 homicidios en el estado de Río./AFP

"No es policía lo que falta en las favelas, es la integración de esos barrios con otros barrios de la ciudad", afirma.

Mientras se multiplica el debate sobre los calificativos que merece la realidad de Río, el gobernador, Luiz Fernando Pezao, advierte: "Un criminal que lleva un fusil y mata a un policía, debe ser tratado como un terrorista".