•   Ammán, Jordania  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Jordania e Irak anunciaron este miércoles la reapertura de su único puesto fronterizo, cerrado desde que el grupo yihadista Estado Islámico (EI) tomara el control de la zona en 2014, tras confirmar que la carretera que une sus dos capitales es segura.

En un comunicado conjunto, los dos gobiernos anunciaron la reapertura de su puesto fronterizo, llamado Trebil en Irak y Al Karameh en Jordania, "después de haber vuelto segura la carretera internacional contra los ataques de bandas criminales".

Este importante eje, que une la frontera a Badgad, cruza la extensa provincia oriental de Al Anbar, en su mayoría desértica y donde se encuentran los últimos bastiones del EI en Irak. Los yihadistas controlan todavía las localidades de Rawa, Anna y Al Qaim, a más de 200 km al norte de Trebil, a lo largo de la frontera con Siria.

Esta reapertura "facilitará la circulación de personas y de bienes en los dos sentidos", prosigue el comunicado.

Para Adel Al Masudi, a cargo de las relaciones económicas internacionales en el ministerio de Comercio iraquí, esta medida tendrá "un impacto positivo en los precios, sobre todo en el de los coches" en Irak, ya que hasta 2014 Jordania era la principal puerta de entrada de las importaciones de automóviles del país.

Por Trebil, también podrán circular artículos procedentes de Europa, mientras que Irak podrá exportar numerosos productos, especialmente petróleo y dátiles, dice a la AFP.

Este eje permitirá también mejorar las condiciones de los enfermos iraquíes. "Muchos de ellos siguen tratamientos en Jordania y ahora podrán ir por vía terrestre, lo que es más barato", agregó.

Este puesto fronterizo está situado a 370 km de Ammán y 570 km de Bagdad.