•  |
  •  |
  • AFP

Más de 19 mil focas fueron abatidas esta semana tras la primera fase de la caza comercial en la costa atlántica de Canadá, indicó indicó el portavoz Phil Jenkins, del ministerio canadiense de Pesca. La caza comenzó el lunes en torno al archipiélago quebequense de las Islas de la Magdalena, en el golfo de Saint-Laurent, y fue finalizada ayer, cuando los 350 cazadores alcanzaron la cuota fijada este año para esa zona, de 19 mil 411 focas de Groenlandia.

El gobierno canadiense autorizó a los cazadores matar 280 mil focas de Groenlandia en total, cinco mil más que el año pasado, de una manada estimada actualmente en más de 5,5 millones de animales. Si las condiciones meteorológicas lo permiten, la caza será reanudada mañana en torno a la isla de Cap-Breton, en Nueva Escocia, donde hay una cuota de mil 500 focas. "Todo estuvo tranquilo y se desarrolló en orden", indicó Jenkins. Un grupo hostil a esta práctica, el Fondo Internacional para la protección de los animales, IFAW, cuestionó esta afirmación indicando que sus observadores habían sido testigos de "la crueldad inherente a esta caza".