•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Irma ganó fuerza rápidamente este jueves y se convirtió en un huracán categoría 3 en el Atlántico, solo unos días después de que el primer huracán importante de la temporada, Harvey, dejara graves inundaciones en el sur de Estados Unidos, informaron meteorólogos.

“Es posible que su fortaleza fluctúe, en un sentido o en el otro, pero se espera que Irma siga siendo un poderoso huracán durante varios días”, informó el Centro Nacional de Huracanes (NHC, con sede en Miami).

La tormenta se formó el miércoles al oeste de Cabo Verde, se convirtió en huracán en la mañana del jueves y actualmente está a 2,865 km al este de las Antillas Menores, con vientos máximos sostenidos de 185 km/hora.

Irma avanza hacia el Caribe oriental a 19 km/hora, informaron meteorólogos estadounidenses.

Según la trayectoria proyectada por el NHC, se aproximará a las Antillas Menores hacia mediados de la semana próxima, si bien aún se desconoce si representará para entonces una amenaza.

También el canal de meteorología The Weather Channel informó que Irma podría ser un huracán “formidablemente intenso” la semana próxima, aunque aún no se puede predecir si azotará directamente las islas del este del Caribe.

En la terminología del NHC, un huracán es “importante” cuando alcanza la categoría 3, de una escala de 1 a 5 de Saffir-Simpson.

México en alerta roja

Entre tanto México emitió la alerta roja, que implica peligro máximo, en dos estados del noroeste del país por el paso de la tormenta tropical Lidia, que causará fuertes lluvias y vientos, por lo que se han activado “todos los protocolos preventivos”.

En una rueda de prensa, el coordinador nacional de Protección Civil, Luis Felipe Puente, señaló que las costas de Sinaloa y el sur de Baja California Sur permanecen en alerta roja, mientras que para el centro y norte de este último estado se ha decretado alerta naranja (peligro alto).

Lidia, que se formó este miércoles en el Océano Pacífico, se ubica a 40 kilómetros al sur de Cabo San Lucas (Baja California Sur) y se desplaza hacia el nor-noroeste a 15 kilómetros por hora, de acuerdo con el último reporte emitido por el Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

El fenómeno genera vientos sostenidos de 105 kilómetros por hora y rachas de 120 kilómetros por hora. 

Mientras en la Ciudad de México, un inédito socavón de al menos siete metros de profundidad y diez de diámetro se formó este jueves tras las fuertes lluvias.  

El hundimiento se registró por la mañana a unos pasos del Paseo de la Reforma, una de las avenidas más emblemáticas de la megaurbe y frecuentada por numerosos turistas.

Elementos de Protección Civil acordonaron la zona donde se abrió el socavón y cerraron la circulación al tránsito vehicular.

Imágenes transmitidas por televisoras locales muestran cómo de manera espectacular se formó el boquete en la tierra, dejando expuestos tubos de drenaje e instalaciones eléctricas.

El coordinador nacional de Protección Civil, Luis Felipe Puente, dijo que este fenómeno fue resultado de las fuertes lluvias y de las condiciones del subsuelo de Ciudad de México.

La capital mexicana está ubicada en una zona de lagos y ríos donde estaba localizada originalmente la antigua Tenochtitlan, la capital del imperio azteca. 

Harvey dañó 100.000 viviendas

Alrededor de 100,000 viviendas han resultado dañadas en mayor o menor medida por el huracán Harvey a su paso por Texas y Luisiana, según indicó la Casa Blanca, por lo que la Administración Trump solicitará al Congreso fondos de emergencia para responder a los estragos de la catástrofe.

Irma es un poderoso huracán que mantiene alerta a los especialistas. Imagen referencial. Archivo/ENDEl asesor de Seguridad Nacional y Antiterrorismo de la Casa

Blanca, Thomas Bossert, indicó en rueda de prensa que los fondos de emergencias con los que cuenta el Gobierno aún tienen liquidez, pero anunció que la Casa Blanca solicitará financiación adicional. 

En el caso del huracán Sandy en 2012, que anegó las costas de Nueva Jersey y Nueva York aunque con menor impacto que Harvey en el Golfo de México, el Congreso aprobó 60,000 millones de dólares de

ayuda adicional para la recuperación tras el ciclón.

Aunque Bossert no dio cifras concretas sobre la cantidad que solicitará el gobierno de Donald Trump, el gobernador de Texas, Greg Abbott, estimó que la cantidad requerida puede ascender a unos 100,000 millones de dólares.