elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

Un grupo de senadores introdujo un proyecto de ley en el Congreso estadounidense que prevé que los hijos de inmigrantes que cumplan ciertos requisitos puedan postular a la ciudadanía norteamericana, una legislación rechazada por el Senado en 2007. El texto, bautizado "Ley Sueño" ("Dream Act"), busca beneficiar a personas "que son estadounidenses en todo sentido, salvo en su estatus legal", expresó a través de un comunicado el senador demócrata Dick Durbin, que presentó el proyecto junto al republicano Richard Lugar y otros seis senadores.

La legislación prevé que cualquier persona que haya llegado a Estados Unidos con 15 años o menos de edad, haya vivido cinco años en el país, esté graduado en secundaria y haya servido en las fuerzas armadas o estudiado dos años de universidad, pueda postular a la ciudadanía. "Estos niños son los doctores, enfermeros, profesores, policías, bomberos, soldados y senadores del mañana y debemos darles la oportunidad de desarrollar su máximo potencial", aseveró Durbin, quien agregó: "No debemos castigar a los hijos por los errores de los padres".

"Este proyecto de ley nos lleva un paso hacia adelante para arreglar nuestro sistema de inmigración disfuncional. Necesitamos una reforma migratoria que sea firme, justa y práctica", expuso por su parte Henry Reid, líder de la mayoría demócrata del Senado. El "Dream Act", introducido por primera vez en 2001, no alcanzó los votos necesarios en octubre de 2007 en el Senado para ser aprobado.

Los críticos señalaron en ese momento que Estados Unidos debía esperar a asegurar sus fronteras antes de buscar regularizar a sus 12 millones de inmigrantes ilegales, la mayoría de ellos hispanos. El presidente Barack Obama afirmó la semana pasada que está dispuesto a introducir una reforma migratoria ante el Congreso, luego de los fracasos de iniciativas en ese sentido en 2006 y 2007.

Varias organizaciones de defensa de los derechos de los hispanos y los inmigrantes, como el Consejo Nacional de La Raza y el movimiento Fair Immigration Reform, saludaron la reintroducción del proyecto de ley. "Esto lo vemos como el primer paso en el siguiente debate sobre la inmigración en el Congreso", señaló Janet Murguía, presidenta de La Raza, en un comunicado.