•   El Cairo  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El convoy en el que viajan centenares de terroristas del grupo Estado Islámico (EI) y sus familiares, evacuados de la zona de la frontera libanesa hacia el este de Siria, se ha dividido en dos grupos, informó hoy la coalición internacional.

Uno de los grupos permanece en un área desértica al noroeste de la ciudad de Albukamal, fronteriza con Irak y dominada por el EI, y otro grupo ha retrocedido hacia Palmira, ciudad controlada por el Gobierno sirio en el centro del país, según un comunicado de la coalición enviado a Efe.

La coalición ha pedido a Rusia que le comunique a su aliado, el Gobierno sirio, que no permitirá a los yihadistas que continúen rumbo al este y que se aproximen al valle del Eúfrates y a la frontera de Irak, país que se ha quejado del acuerdo de evacuación de los terroristas, negociado por el grupo libanés Hizbulá.

Asimismo, la coalición ha sugerido medidas para "salvar" a las mujeres y niños que viajan en el convoy "de más sufrimiento".

Para impedir el avance del convoy hacia el este, la coalición ha bombardeado las carreteras y a una caravana del EI que acudía a ayudar a los autobuses procedentes de la frontera libanesa.

En esos ataques la coalición "ha golpeado" unos 85 combatientes del EI y 40 vehículos, incluyendo un tanque, un sistema de artillería y vehículos armados, según la nota.

El convoy de 17 autobuses partió el lunes pasado de la provincia siria de Al Qalamún, en la frontera del Líbano, en virtud de un acuerdo firmado con Hizbulá que puso fin a una semana de hostilidades con el ejército libanés.

El Ejército sirio, aliado de Hizbulá, aceptó los términos del acuerdo y ha permitido el paso de los yihadistas por los territorios que controla, hasta la frontera de la provincia de Deir al Zur.

Debido a los bombardeos de la coalición internacional el convoy no ha conseguido progresar desde el pasado martes.

Hizbulá ha acusado a la coalición de bloquear la entrega de "ayuda humanitaria" al convoy, pero según la coalición, los terroristas y sus familiares han recibido agua y comida.