•   Los Ángeles, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La primera ministra británica, Theresa May, condenó hoy el "temerario" nuevo ensayo nuclear de Corea del Norte y pidió a la comunidad internacional "acciones más duras" contra el régimen de Pyongyang.

La última prueba termonuclear norcoreana "supone una nueva e inaceptable amenaza", dijo May, que defendió "incrementar el ritmo de implementación de las sanciones existentes y evaluar de forma urgente nuevas medidas en el Consejo de Seguridad de la ONU".

"Esto es cada vez más apremiante. La comunidad internacional ha condenado de forma universal este test y debe unirse para continuar incrementando la presión sobre los líderes de Corea del Norte para que pongan fin a sus acciones desestabilizadoras", afirmó May en una nota divulgada por el 10 de Downing Street, su despacho oficial.

May abordó la amenaza de Corea del Norte con el primer ministro nipón, Shinzo Abe, durante su visita a Japón semana y recalcó hoy que ambos estuvieron de acuerdo en la necesidad de tomar "acciones más duras" contra el régimen del líder norcoreano, Kim Jong-un.

El ministro de Exteriores británico, Boris Johnson, ha subrayado por su parte que el Reino Unido aboga por "medios pacíficos y diplomáticos" para tratar la crisis con Corea del Norte.

A juicio de Johnson, "ninguna de las opciones militares es buena" para solucionar el conflicto, si bien ha sostenido que todas ellas "están sobre la mesa".