•   San Juan, Puerto Rico  |
  •  |
  •  |
  • EFE

 Los puertorriqueños acudieron hoy en masa a supermercados, tiendas y centros comerciales de toda la isla para estar preparados para el paso del huracán Irma por la isla durante su trayectoria por la región del Caribe.

Aunque la población ya comenzó a aprovisionarse de agua y víveres desde el pasado viernes, cuando se informó del posible paso de Irma por Puerto Rico, la declaración hoy por parte del gobernador, Ricardo Rosselló, del estado de emergencia y la activación de la Guardia nacional tras establecerse una vigilancia de huracán ha aumentado la preocupación en la ciudadanía.

Desde primeras horas del día comercios y supermercados estaban abarrotados de personas en busca de, principalmente, agua, conservas y generadores de energía con combustible, ante los esperados apagones dada la fragilidad del sistema de la estatal Autoridad de la Energía Eléctrica (AEE).

La declaración por parte del Centro Nacional de Huracanes (NHC, por su sigla en inglés) de EEUU de una vigilancia de huracán y la decisión del Gobierno de establecer el estado de emergencia provocó mayor incertidumbre entre la población, que ha respondido acudiendo a los supermercados ante el temor a un desabastecimiento.

El vicepresidente de la Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos (MIDA), Manuel Reyes, señaló sobre el asunto su preocupación por la acaparación, en especial durante un día como hoy que es festivo en Puerto Rico.

El Centro Nacional de Huracanes (CNH) en Miami informó en su último boletín de que el huracán Irma sigue su trayectoria hacia la región del Caribe.

El huracán Irma, que es ahora de categoría 4, se sitúa en un punto situado entre la latitud 16,7 grados norte con la longitud 54,4 grados oeste.

Irma se dirige hacia el oeste a 20 kilómetros por hora (13 millas por hora) con vientos máximos sostenidos de hasta 200 kilómetros por hora (130 millas por hora).