•   Londres, Reino Unido  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Reino Unido pondrá fin al libre movimiento de comunitarios inmediatamente después del “brexit” e introducirá restricciones para frenar el ingreso de los trabajadores de la UE con excepción de los altamente cualificados, según unas propuestas contenidas en un documento filtrado.

Según revela el periódico “The Guardian”, el documento de 82 folios ha sido elaborado por el Ministerio del Interior y muestra por primera vez la forma en que el Reino Unido aplicará las nuevas medidas sobre migración, un asunto altamente delicado.

Marcado como extremadamente sensible y con fecha de agosto de 2017, el documento se centra en una política que da prioridad a los trabajadores británicos, indica el rotativo.

“Claramente, esto significa que, para ser considerado valioso para el país en su conjunto, la inmigración debe beneficiar no solo a los mismos inmigrantes, sino a los actuales residentes”, señala el informe del ministerio.

Tras conocerse esta filtración, el ministro de Defensa, Michael Fallon, dijo a la BBC que el Reino Unido no cerrará sus puertas a los migrantes comunitarios tras el “brexit”.

“No puedo establecer las propuestas todavía, no han sido finalizadas, se está trabajando en ello”, dijo Fallon.

“No estamos cerrando las puertas a toda la futura inmigración pero tiene que ser gestionada adecuadamente y la gente esperará ver una reducción del número”, agregó.

Mientras, el Ministerio de Relaciones Exteriores (Foreign Office) del Reino Unido indicó que presentará sus propuestas iniciales para un nuevo sistema de inmigración, uno que le permite recuperar control de sus fronteras, en el tercer trimestre del año.

Lo que se sabe

Entre las propuestas contenidas en el documento filtrado se incluye la reducción del número de migrantes comunitarios menos preparados, a los que se les ofrecería residencia por un máximo de dos años, mientras que a los más cualificados se les concedería un permiso de empleo de entre tres a cinco años.

El documento -titulado Sistema de Frontera, Inmigración y Ciudadanía después de que el Reino Unido salga de la UE- deja claro que estas propuestas tendrán que ser aprobadas por los ministros y estarán “sujetas a la negociación con la UE”.