Jorge Eduardo Arellano
  • |
  • |
  • END

Centroamérica se ha convertido en el más importante puente del narcotráfico sudamericano hacia EU, sobre todo por vía marítima, a pesar de que en El Salvador opera un centro de seguimiento aéreo de la nación norteamericana.

Distintas fuentes policiales comentaron ayer que la mayor cantidad de droga, principalmente cocaína, que se ha decomisado este año en El Salvador, procedía de Colombia, la cual era trasladada en lanchas por ciudadanos de esa nación.

El delegado de la Agencia Antinarcóticos de Estados Unidos (DEA) en El Salvador, Iván Ríos, declaró esta semana que entre un 85 y 90 por ciento de la droga que ingresa a su país procede de Sudamérica y pasa por la región centroamericana.

“Desde hace seis años, el enfoque de los cárteles para traficar la droga ha sido cambiado desde el Caribe hacia Centroamérica y México”, expresó Ríos, al indicar que en Sudamérica se producen unas 760 toneladas métricas de cocaína, de las cuales unas 640 se pretenden ingresar a EU, principalmente por vía marítima.

Ríos dijo que “gran cantidad de cocaína la canalizan por esta zona (Centroamérica), por la logística, pues hay muchas tierras conocidas por ellos y grupos establecidos dentro de estos países”, que colaboran con los narcotraficantes.

Pagan con drogas
Según distintas fuentes policiales, los narcotraficantes pagan a sus colaboradores en la región centroamericana con porcentajes de la droga que trasladan hacia Estados Unidos, y éstos la venden al menudeo en los mercados locales.

Indicaron que muchos de esos colaboradores, sobre todo en el caso de El Salvador, son miembros de pandillas.

Tanto Ríos como las autoridades salvadoreñas han indicado que es difícil vigilar y controlar el mar abierto, y que por ello los narcotraficantes han optado por esa vía en los últimos seis años.

En esa época comenzó a operar el centro de monitoreo aéreo de Estados Unidos en el aeropuerto El Salvador, en Comalapa, situado a unos 45 kilómetros de San Salvador, el cual, según el director de la Policía Nacional Civil (PNC), Rodrigo Ávila, ha sido “fundamental” para el combate del narcotráfico en la zona.

“El Salvador es de los países que más detecta droga, y en el lado del Pacífico es donde más éxito se ha tenido”, expresó Ávila, al indicar que las declaraciones de Ríos se refieren más a la situación en el Atlántico, donde “hay más zonas desiertas y poco comunicadas”.

El Salvador no tiene costas en la Océano Atlántico, y, según Ávila, las lanchas de narcotraficantes se han detectado a unos 300 millas náuticas de la costa nacional, y que ha sido por el apoyo aéreo que se ha podido darles persecución y lograr su captura.

La Policía salvadoreña decomisó 4,432 kilos de droga durante este año, valorada en 102,9 millones de dólares, según informó oficialmente la institución.

El jefe de la División Antinarcóticos (DAN) de la PNC, Godofredo Miranda, explicó que del total de la droga decomisada 4,075.3 kilos fue cocaína, 351.1 marihuana y 5.6 kilos “crack” (residuos de cocaína).

Miranda destacó entre los principales golpes al narcotráfico la interceptación, en distintas ocasiones, de tres lanchas rápidas, conducidas por 13 colombianos, que actualmente enfrentan juicios en el país por tráfico de drogas.