•   Juchitán de Zaragoza, México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

 Las autoridades mexicanas exhumaron hoy el cadáver de Juan Jiménez, el policía que quedó sepultado bajo el Palacio Municipal de Juchitán de Zaragoza, el municipio del estado sureño de Oaxaca que más padeció la potencia del terremoto que sacudió este jueves a México.

El hallazgo del cuerpo se produjo sobre las 13.00 hora local (18.00 GMT) cuando elementos del equipo de rescate de la Secretaría de Marina encontraron a Jiménez, de 36 años, sin vida.

Esta misma mañana del sábado, su hermana, Margarita Jiménez, expresó a Efe la "esperanza" de hallarlo todavía con vida bajo las ruinas. Con emoción, explicó que los equipos de rescate les pedían que no desesperaran, pues la remoción de escombros se debía hacer con suma atención para no perjudicarlo de seguir vivo.

"Nos dicen que tengamos paciencia, que no quieren levantar el escombro así de rápido, porque se le puede caer encima", señaló la hermana.

Una vez localizado el cadáver, las autoridades avisaron a los familiares del hallazgo. Posteriormente, lo sacaron de entre los escombros en una camilla y cubierto con una sábana.

Según explicaron, se encontraba sentado en una silla, en su lugar de trabajo, cuando el techo colapsó.

La muerte de Jiménez, que se sumó a la Policía Municipal hace 16 años, supone el muerto 37 por el terremoto en Juchitán. Este municipio es el más afectado por este terremoto de magnitud 8,2 en la escala de Richter, el mayor desde 1932 en el país.