•   Cartagena, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Cartagena (Colombia), 9 sep (EFE).- En medio del fervor religioso que vive Colombia producto de la visita del papa Francisco, las 152 internas de la cárcel distrital de San Diego de Cartagena enviaron un mensaje al pontífice en el cual no solamente renuevan su fe sino que apelan al perdón como camino para la reconciliación.

De 25 años de edad y enfrentando una condena de 19 en ese centro penitenciario, al pedir la bendición del máximo jerarca de la Iglesia católica, Marta Susana Rendón indicó que "muchos cometemos errores y estamos pagando a la sociedad por ellos".+

Con el rostro lleno de lágrimas y la voz entrecortada al recordar que afuera la esperan su madre, su hermano y sus dos pequeños hijos, Rendón apeló al concepto del "perdón para alcanzar la paz que todos necesitamos para salir adelante como seres humanos".

"Somos muchas las mujeres que estamos esperando salir de aquí, a muchas nos esperan nuestros familiares y con la fe seguimos creyendo que el perdón es el camino para nosotras", agregó esta mujer, de piel morena y figura menuda, para quien "la esperanza en un mejor mañana siempre estará viva si tenemos el amor de Cristo en nuestros corazones".

Las internas se pusieron de acuerdo para redactar el mensaje al papa en el que citaron el versículo del libro de los Corintios: "De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas".

Reunidas en un salón al interior de la cárcel al que llaman "El Taller" y en el cual hay figuras de la Virgen María y de Cristo crucificado, cada una de las reclusas se vistió con camiseta y gorras alusivas a la visita de Francisco para expresar su fervor religioso.

Mientras algunas están a la espera de que avancen sus procesos judiciales para saber cuántos años estarán tras las rejas y otras simplemente al cumplimiento de la condena que ya les fue impuesta, para estas mujeres la visita del papa a Cartagena se ha convertido en una oportunidad de encontrar la espiritualidad que a diario necesitan para sobrellevar su situación.

Desde hace varias semanas, las internas acordaron celebrar la visita del obispo de Roma con una eucaristía en la cual el tema central es que "todos como hijos de Dios tenemos la necesidad de ser perdonados".

Para la directora de la cárcel de San Diego, Judith Figueroa, quien las ha respaldado y acompañado en cada una de estas actividades, "es la época propicia para que trabajemos por la reconciliación y en ser útiles a la sociedad".

La labor con las internas es apoyada por el Vicario Pastoral de la Curia Arquidiocesana de Cartagena, el sacerdote Rafael Castillo, quien manifestó que "la visita del pontífice es signo de paz y serenidad para las personas privadas de la libertad".

Antes de la visita del papa Francisco a Colombia algunos sectores promovieron ante el Congreso de la República una "ley jubilar" con la cual buscaban el indulto de parte de la pena que estaban purgando todos los internos del país.