•   París, Francia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Una mujer y sus dos hijos, de 5 y 3 años, murieron hoy en la estación de Noyon, al norte de París, tiroteados por su padre, un policía del que la mujer quería separarse y que posteriormente se suicidó, informó la fiscal de Compiègne, Virginie Girard.

Los hechos ocurrieron hacia las 11:30 hora local (09:30 GMT) en los andenes, cuando las víctimas trataban de abandonar la casa familiar en Guiscard, cerca de Noyon.

La madre, nacida en 1983, había llamado a los gendarmes por la mañana para explicarles que quería dejar su casa en ausencia de su marido.

Este aceptó que un vecino condujese a la estación de Noyon, a unos diez kilómetros, a la mujer con tres de sus cinco hijos, pero, cuando esperaban en el andén de la estación, el policía abrió fuego contra ella y dos de los menores.

La otra niña presente, de 5 años, no resultó herida en este episodio de violencia machista.

La policía busca a un testigo de los hechos, que huyó tras presenciar el crimen, para que aporte más detalles de lo ocurrido.