elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

Las iglesias que integran el Consejo Ecuménico Cristiano de Guatemala condenaron la ola de violencia, "al parecer incontrolable", que afecta al país, pero rechazaron las propuestas de un líder político de restablecer la pena de muerte. "Las Iglesias que participamos en el Consejo Ecuménico Cristiano de Guatemala estamos preocupadas porque la violencia sigue campeando en nuestro país, al punto de arrebatar la vida a un infante de dos meses, a trabajadores y usuarios del transporte público y a familias enteras", expresó la entidad.

El Consejo también manifestó a través de un comunicado su "profundo rechazo a esta ola de violencia, al parecer incontrolable que, bajo el nombre de crimen organizado, delincuencia común o plan de desestabilización, está golpeando a las familias guatemaltecas". El clima de temor e inseguridad transgrede uno de los "principales derechos constitucionales y divinos: el derecho a la vida", indicó el Consejo, integrado por las iglesicas católica, luterana y evangélicas, entre otras.

El Consejo lamentó el secuestro y tortura sufridos por Gladys Monterroso, esposa del procurador de los Derechos Humanos, Sergio Morales. También manifestó su "enérgica condena" a la propuesta del líder opositor de derecha Otto Pérez Molina de restablecer la pena de muerte para frenar la violencia. "No es con más muertes como se resuelve la problemática de violencia del país", aseveró. "Exhortamos a líderes y personalidades guatemaltecas a crear un frente común de llamado a la paz y la no violencia".