•   Francia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un militante asociativo judío, su esposa y su hijo fueron secuestrados, maltratados y atracados el jueves por la noche en su domicilio, cerca de París, "una agresión antisemita" que el domingo condenaron las instituciones judías y el ministro de Interior francés.

Se abrió una investigación por secuestro, robo y extorsión en reunión con violencia y a causa de la religión de las víctimas.

"Según los primeros elementos, el motivo de este acto cobarde parece estar directamente ligado a la religión de las víctimas", denunció el ministro de Interior, Gérard Collomb, en un comunicado.

"Se pondrá todo a en marcha para identificar y arrestar a los autores de esta odiosa agresión", agregó.

El domingo, la Oficina Nacional de Vigilancia contra el Antisemitismo (BNVCA, por sus siglas en francés) condenó "una nueva agresión manifiestamente antisemita" en la que tres miembros de una misma familia fueron "amenazados de muerte", "insultados", "golpeados violentamente" y "desvalijados por tres individuos" que se fugaron.

Entre las víctimas, figura Roger Pinto, de 78 años, presidente de la asociación "de defensa del pueblo judío y del Estado de Israel" Siona, activista conocido en la comunidad, indicó a la AFP su abogado, Marc Bensimon.

Según las víctimas, los autores entraron en el chalé de Livry-Gargan, al noreste de París, por la fuerza. Cortaron la electricidad, secuestraron primero al hijo de la familia y después, al amanecer, atacaron a la madre y a su esposo, que habría recibido varias patadas en el tórax y en la cabeza. Al parecer, amordazaron a la familia, que estuvo secuestrada varias horas hasta que la mujer consiguió avisar a la policía.

Según el abogado de las víctimas, los agresores les habrían dicho: "Ustedes son judíos, ¿así que donde está el dinero? (...) Son judíos, así que tienen dinero".

Los asaltantes se habrían llevado joyas, dinero en metálico y tarjetas de crédito, según el abogado.

En un comunicado, el Consejo Representativo de las Instituciones Judías en Francia (CRIF) condenó vehementemente una "agresión muy violenta y antisemita".

La Unión de Estudiantes Judíos de Francia (UEJF) también denunció el domingo en un comunicado "la inseguridad de los franceses judíos".

La agresión recordó a la de Ilan Halimi, un judío que fue secuestrado el 21 de enero de 2006, cuando tenía 23 años, por la "banda de los bárbaros".

Poco después, fue descubierto agonizando cerca de una estación de tren al sur de París, pero murió mientras era trasladado al hospital. El jefe de la banda, Youssouf Fofana, fue condenado a cadena perpetua en 2009.