•   Cartagena, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La niña barranquillera Angie Villalba, de 12 años, se declaró hoy "orgullosa" minutos antes de bailar ante el papa Francisco en la despedida que se le brindó antes de dejar Colombia en el aeropuerto de Cartagena, ya que, considera, "él es el representante de nuestro papá Dios".

Ataviada con un traje de cumbiambera blanco, típico de la región caribe colombiana, y con una larga sonrisa de oreja a oreja, la niña reconoció que había ocultado su emoción y orgullo cuando a mediados de agosto fue seleccionada para formar parte del grupo elegido de menores que dará el adiós al sumo pontífice.

Desde ese momento, como todos los niños que forman parte de la banda de Baranoa, Angie tuvo que dividir su tiempo para cumplir con sus deberes estudiantiles y participar en los ensayos y presentaciones de esta agrupación musical, que desde hace 22 años está formando a niños como verdaderos artistas integrales.

El grupo, conformado por bailarines y músicos, no dejó practicar ni un solo día para que la presentación ante el vicario de Cristo salga perfecta.

Angie reconoció que en el ensayo final, realizado en la noche de este sábado, se puso nerviosa porque quien los estaba "supervisando" era la primera dama, María Clemencia Rodríguez.

Con la presentación de una muestra folclórica del Carnaval de Barranquilla, el más importante del país, Colombia despedirá en Cartagena al papa Francisco, que también visitó Bogotá, Villavicencio y Medellín.