•   Londres, Inglaterra  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Las calles colindantes a la estación de metro londinense de Parsons Green, donde hoy explotó un artefacto casero, permanecen cerradas a los viandantes y varios vecinos han sido desalojados mientras la Policía registra la zona.

La deflagración -que se produjo sobre las 08.20 GMT hora local (07.20 GMT) y dejó 22 heridos leves- es investigada por las fuerzas del orden como "incidente terrorista".

Aunque las calles cercanas a Parsons Green siguen cerradas, la vía principal próxima al lugar del suceso, Fulham Road, restableció el tráfico poco después de las 13.00 hora local (12.00 GMT).  

Según pudo constatar Efe, los agentes policiales mantenían acordonada la zona y un helicóptero

Un pasajero del tren, dueño de una ferretería del barrio, que se identificó como Peter Alexruffen, dijo a Efe que no oyó "ningún ruido" en el vagón pero que salió corriendo "al ver al resto de viajeros entrar en una situación de pánico".

"Me asusté mucho porque vi a muchas mujeres llorando y gritando que intentaban salir de la estación", apuntó.  

Además, el viajero, que no sufrió ninguna lesión, vio a la gente que estaba siendo atendida no solo por las quemaduras, sino por los golpes y cortes que sufrieron tras salir corriendo.  

Un naturópata del barrio, Peter de 53 años, afirmó que decidió llegar al trabajo en su moto en lugar de tomar el metro como lo hace normalmente porque sabría que iba haber mucho tráfico.

"Vi cómo cerraban las calles y empezaban a evacuar las casas cercanas a Parsons Green por la posibilidad de que se tratase de una bomba", añadió Peter al relatar los momentos vividos esta mañana.  

Algunos vecinos seguían esperando poder circular con normalidad hacia sus casas, pero las fuerzas del orden han optado por desalojarles mientras se recogen pruebas forenses del lugar.  

"Han cerrado las calles, han desalojado a los vecinos y todas las tiendas siguen cerradas", señalaron a Efe dos jóvenes musulmanas que estaban esperando a que la policía abriese el cordón de seguridad para acudir a rezar a la mezquita cercana.