AFP
  •   Seúl, Corea del Sur  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

 

Citado este sábado por la agencia estatal KCNA, el dirigente norcoreano Kim Jong-Un, dijo que su “meta final es establecer el equilibrio de fuerzas real con Estados Unidos para que los gobernantes norteamericanos no osen seguir hablando de opción militar contra Corea del Norte”.

El líder norcoreano aseguró además que el lanzamiento del misil de mediano alcance de tipo Hwasong-12, que sobrevoló Japón antes de caer al océano Pacífico, resultó un éxito y que “incrementó el poderío bélico nuclear” de Corea del Norte.

“Deberíamos demostrar a las grandes potencias nacionalistas cómo nuestro Estado alcanza la meta de dotarse de un arma nuclear a pesar de sus reiteradas sanciones y bloqueo”, agregó Kim.

El Consejo de Seguridad de la ONU “condenó firmemente” ese disparo, calificándolo de “altamente provocador”. Francia y Rusia llamaron por su parte a “negociaciones directas” con Pyongyang para reducir la tensión.

 

Lanzado desde un lugar cercano a Pyongyang, el misil recorrió unos 3,700 kilómetros hacia el este, alcanzando una altitud de 770 km antes de hundirse en aguas del Pacífico, según Seúl. 

Los cancilleres del Consejo de Seguridad se reunirán el jueves para abordar la proliferación de armas de destrucción masiva, con énfasis en la amenaza nuclear norcoreana.

Estados Unidos convocó el encuentro, que se realizará al margen de la Asamblea General de la ONU en Nueva York.

Condena de la ONU 

Según el Consejo de Seguridad, las acciones de Corea del Norte “no son solo una amenaza para la región, sino también para todos los Estados miembros de la ONU”, indica el texto, aprobado por los 15 integrantes del organismo, incluido Japón, miembro no permanente.

Los disparos de misiles, “así como otras acciones recientes y declaraciones públicas” de Corea del Norte “minan deliberadamente la paz regional y la estabilidad”, agrega el texto, que no hace referencia a nuevas sanciones contra el gobierno de Kim Jong-Un.

Corea del Sur respondió, por su parte, con pruebas militares que incluyeron el lanzamiento de misiles Hyunmu en el mar de Japón, según el Ministerio de Defensa. Uno de esos artefactos recorrió 250 km, una distancia suficiente para alcanzar, en teoría, el lugar de donde partió el misil norcoreano en Sunan, cerca del aeropuerto de Pyongyang. 

El presidente surcoreano, Moon Jae-In, declaró ante el Consejo de Seguridad Nacional que el diálogo con el Norte es “imposible en semejante situación”. 

Guam al alcance 

El nuevo misil tenía capacidad de alcanzar la isla estadounidense de Guam en el Pacífico, según expertos.

Sin embargo, Yang Uk, analista de la oenegé surcoreana Foro de Defensa y Seguridad de Corea, comentó a la AFP que la capacidad de alcanzar un equilibrio militar con Estados Unidos proclamada por Kim está lejos de ser una realidad.

“Es irrealista para Corea del Norte pretender alcanzar un equilibrio de fuerzas nucleares con Estados Unidos, aunque es cierto que (Pyongyang) ha estado realizando rápidos avances en sus ambiciones nucleares”, dijo.

Según el experto, el último disparo, al parecer efectuado desde un lanzador móvil en vez de una rampa fija, “significa que Corea del Norte es ahora capaz de desplegar el misil balístico de mediano alcance Hwasong-12 con fines de combate”.

A principios de septiembre, Corea del Norte realizó una sexta prueba nuclear, de lejos la más potente, en la que según Pyongyang se hizo explotar una bomba H de un tamaño capaz de ser transportada en un misil.

El presidente Donald Trump, advirtió el viernes a Corea del Norte que Estados Unidos dispone de “poderosas” y “eficaces” opciones militares.