•   Rio de Janeiro, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La favela de la Rocinha, la mayor de Río de Janeiro, vivió hoy una jornada de tensión y fuertes tiroteos por el control interno de los puntos de venta de drogas, un día después de que al menos cinco personas murieran en otra favela por un enfrentamiento similar.

La Policía Militar confirmó a través de Twitter un tiroteo entre traficantes en la Rocinha, una populosa favela situada en la zona sur de Río de Janeiro donde viven más de 60.000 personas.

Los tiros comenzaron la madrugada del domingo y, según medios locales, un traficante de 25 años falleció durante la balacera, mientras que varias personas resultaron heridas.

Vídeos publicados por algunos vecinos en las redes sociales mostraron el intenso intercambio de tiros y el desespero de un grupo de personas en el interior de un centro de salud ante el temor de las balas perdidas.

Las balas alcanzaron cañerías y transformadores de energía, por lo que algunos puntos de la favela quedaron sin luz.

Varias estaciones de metro próximas a la Rocinha fueron cerradas durante algunas horas y la Policía recomendó a través de Twitter que las personas eviten circular por la región.

El pánico también se apoderó este fin de semana en la favela de Morro do Juramento, zona norte de Río de Janeiro, donde un enfrentamiento entre bandas rivales por el control del tráfico en la zona.

De acuerdo con las primeras informaciones, la favela Morro do Juramento estaba controlada por traficantes de una facción conocida como TCA y fue invadida la noche del viernes por delincuentes del Comando Vermelho, una poderosa banda de Brasil.

Además de la lucha de poder entre bandas rivales, Río registra continuos enfrentamientos entre traficantes y policía, que han dejado un reguero de muertes.

En lo que va de este año se han registrado unas 3.000 muertes en hechos de violencia, incluidos más de un centenar de policías, con un aumento del 15 % frente al mismo período de 2016.