•   Naciones Unidas, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La "dictadura socialista" de Venezuela es "inaceptable", dijo el martes el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en su primer discurso ante la Asamblea General de la ONU.

"No podemos quedarnos al margen y mirar. Como un vecino y amigo responsable, debemos tener una meta: recuperar la libertad, restaurar el país, retornar a la democracia", dijo Trump ante unos 130 líderes mundiales, llamándoles a "hacer más" para enfrentar la crisis política venezolana.

El mensaje de Brasil a Venezuela

Por su parte, el presidente de Brasil, Michel Temer, dijo que está junto al pueblo de Venezuela, donde no hay lugar "para alternativas a la democracia".

"La situación de los derechos humanos en Venezuela sigue lamentablemente deteriorándose", dijo Temer, el primer presidente en tomar la palabra, como es la tradición en la mayor cita diplomática del planeta.

"Estamos del lado del pueblo venezolano (...). Ya no hay más espacio para alternativas a la democracia", añadió el mandatario, acusado de liderar una organización criminal en su gobierno y con la popularidad por el piso, en apenas 5%.

Temer, que era vicepresidente de Brasil y asumió el cargo en 2016 tras la destitución de la presidenta Dilma Rousseff, recordó que esta es la posición del Mercosur, el bloque comercial integrado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, "y es lo que seguiremos defendiendo".

Temer discutió la grave crisis política venezolana en una cena el lunes de noche con el presidente estadounidense Donald Trump y sus homólogos de Panamá y Colombia, así como con la vicepresidenta argentina.

Los líderes decidieron coordinar acciones para aumentar la presión sobre el gobierno de Nicolás Maduro a fin de garantizar la celebración de elecciones democráticas y transparentes en 2018, como prevé la Constitución venezolana.

Frente a su audiencia mundial, de pie delante del célebre mármol verde de la Asamblea General, Temer defendió el multilateralismo y su gestión al frente de la mayor economía latinoamericana.

"El nuevo Brasil está surgiendo de las reformas es un país más abierto al mundo", sostuvo.