elnuevodiario.com.ni
  •  |
  •  |
  • AFP

El vicepresidente estadounidense, Joe Biden, llegará mañana a Costa Rica procedente de Chile para hablar el lunes con los mandatarios de América Central sobre cooperación para encarar la crisis económica, el tráfico de drogas y los problemas de migración y seguridad. Este será el primer encuentro del gobierno demócrata de Barack Obama con América Central y marcará también el estreno en la arena internacional del presidente electo salvadoreño, Mauricio Funes, quien confirmó el viernes que acudirá a la cita junto al mandatario saliente, Antonio Saca.

En el cónclave estarán los siete países del istmo, incluido Belice, aunque los presidentes de Nicaragua y Honduras no acudirán, pero enviarán delegados. Biden, quien está en Chile en una cumbre de líderes progresistas, llegará a San José hacia las cuatro de la tarde, pero no desarrollará actividades oficiales el resto del domingo, informó la embajada de Estados Unidos.

Una misión de avanzada estadounidense está en Costa Rica desde hace más de una semana y los automóviles que usará Biden y agentes del servicio secreto que lo custodiarán llegaron ayer, expresaron funcionarios. El vicepresidente y su comitiva se hospedarán en el Hotel Marriott, cerca del aeropuerto internacional Juan Santamaría. El vicepresidente, de 66 años, llegará acompañado de su esposa Jill y de varios asesores, entre ellos Craig Kelly, del Departamento de Estado, y Daniel Restrepo, del Consejo de Seguridad Nacional, manifestaron diplomáticos estadounidenses.

Biden, quien ganó gran experiencia en relaciones internacionales mientras sirvió en el Senado, sostendrá el lunes por la mañana un encuentro bilateral con Arias en la Casa Presidencial y poco después ambos participarán en el cónclave con líderes centroamericanos que durará una hora y media, según la agenda. Después se tomarán una foto oficial en un jardín, hablarán con la prensa y participarán en un almuerzo privado. Luego, Biden y los mandatarios centroamericanos se irán al aeropuerto para regresar a sus países. Temprano por la mañana, Biden visitará al personal de la embajada de Estados y su esposa visitará una escuela en un suburbio pobre de San José.

Desarrollo y pobreza en agenda
Los centroamericanos pedirán a Biden que la Casa Blanca agregue temas sobre desarrollo y pobreza a su agenda latinoamericana, pues consideran que está restringida a temas de seguridad y lucha antidrogas. También quieren que Obama emprenda una reforma migratoria integral, que favorezca a miles de migrantes centroamericanos. Aunque formalmente la gira de Biden está destinada a hacer consultas sobre la próxima Cumbre de las Américas en Trinidad y Tobago, a la que acudirá Obama, el plato fuerte del conclave será la crisis económica, dijeron funcionarios.

Sin embargo, el istmo no recibirá a Biden como un bloque unido, pues la propia visita de Biden causó recelos y algunos gobernantes creen que Arias trata de erigirse en el portavoz de Centroamérica y asumir un papel protagónico como el que le llevó a ganar el premio Nobel de la Paz en 1987.

A la cita no acudirán los presidente Daniel Ortega, de Nicaragua, ni Manuel Zelaya, de Honduras, quienes integran la Alternativa Bolivariana para las Américas, creada por el presidente venezolano Hugo Chávez en oposición al Acuerdo de Libre Comercio de las Américas, que promovía Washington. En el cónclave participarán Biden, Arias, Saca y Funes, además de los presidentes Alvaro Colom, de Guatemala, y Martín Torrijos, de Panamá, y el primer ministro Dean Barrow, Belice. Por Nicaragua acudirá el vicecanciller Manuel Coronel y por Honduras el vicepresidente Arístides Mejía.