•  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció la creación de un "foro sobre la energía y el clima" que reunirá a 17 importantes economías mundiales que se reunirán en Washington a fines de abril, antes de una cumbre en julio en Italia, según un comunicado oficial. El foro, expresó Obama, "facilitará un diálogo franco entre los principales países desarrollados y en desarrollo, ayudando a generar liderazgo político" para propiciar el éxito de las negociaciones sobre cambio climático que tendrán lugar en diciembre en Copenhague.

Una reunión preparatoria tendrá lugar en el Departamento de Estado estadounidense, en Washington, el 27 y 28 de abril, con participación de representantes de los demás dieciséis estados miembros del foro y el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, según el comunicado. Más tarde, en julio, se llevará a cabo una cumbre de jefes de Estado en La Maddalena, Italia, añade.

Reducen emisiones de gases
El foro también ayudará a "avanzar en la exploración de iniciativas concretas y estimular empresas de riesgo compartido para aumentar el suministro de energía limpia al tiempo que se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero". Los involucrados en este proyecto son Alemania, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Reino Unido, Rusia, Sudáfrica y la Unión Europea. La reunión de la Convención de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, CNUCC, en diciembre, en Copenhague, debe permitir la conclusión de un nuevo acuerdo a fin de sustituir a la primera fase del Protocolo de Kioto, que expira a fines de 2012.

Una primera sesión de negociaciones inicia mañana en Bonn,  Alemania, bajo la égida de las Naciones Unidas. Hay gran expectativa con respecto a la participación de Estados Unidos, país cuyo presidente anterior, George W. Bush, siempre se negó a ratificar Kioto. Para sus socios en el seno de la CNUCC, esta reunión será la hora de la verdad, y debe permitir a Estados Unidos formalizar su grado de compromiso para el futuro. A diferencia de su predecesor, el presidente Obama ya se ha declarado en diversas ocasiones a favor de un sistema de venta de derechos de emisión de gas carbónico, que ya está en vigor en la Unión Europea.