•   Santiago de Chile, Chile  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Justicia chilena sobreseyó el proceso de un médico imputado por practicar abortos consentidos a una menor de edad y una joven que habían sido violadas, tras proclamarse la ley que despenaliza la interrupción del embarazo en tres circunstancias, informaron hoy fuentes judiciales.

Esta es la primera vez que un tribunal chileno exculpa a un médico que practicó abortos o a una mujer que se sometió a voluntad a uno, después de que la presidenta Michelle Bachelet promulgara la normativa que permite los abortos en caso de violación, inviabilidad fetal y riesgo de muerte de la mujer.

De esta forma, el Juzgado de Garantía de Copiapó determinó esta semana retirar los cargos en contra del obstetra Eduardo Germany Navalón, acusado en 2015 de realizar dos abortos en su consulta particular de la ciudad de Copiapó, en la norteña región de Atacama.

La defensa del imputado apeló el pasado miércoles durante el juicio oral a la retroactividad de la nueva ley de aborto, proclamada el pasado 14 de septiembre por Bachelet, ante lo cual la Fiscalía determinó que "los hechos no son constitutivos de delito".

Germany Navalón había sido condenado en 2015 a penas de cinco años y un día y de tres años y un día por los dos abortos realizados, que él niega pese a las pruebas en su contra.

La primera intervención fue hecha en 2013 a una niña de 14 años, que acudió por opción de su madre a la oficina del obstetra para interrumpir su embarazo de nueve semanas, a causa de "una de las reiteradas violaciones de su padrastro", condenado a 10 años y un día de prisión por ese delito.

El tribunal resolvió además sobreseer a una joven de 24 años, que en 2014 decidió interrumpir su embarazo de 4 semanas de gestación producto de una violación "consumada bajo dopaje", por lo que pagó 300.000 pesos a Germany Navalón.

Esta intervención fue la que delató al obstetra, porque la joven acudió al día siguiente al hospital de Copiapó con "hemorragias y desmayos", que se debían, según el parte médico, a la realización de un "aborto incompleto".

Por esta razón, la Justicia solicitó en 2015 las penas mencionadas para el médico y también la condena de 541 días para la joven que optó por cesar su embarazo, que finalmente fue sobreseída.

Pese a que esta nueva ley no ha sido publicada en el Diario Oficial ni cuenta todavía con un reglamento, ya se aplica en el ámbito penal, según aseguró hoy el presidente de la Asociación de Magistrados, Álvaro Flores.

En esta línea, Flores vaticinó nuevas absoluciones e incluso "la adecuación" de penas ya dictadas en contra de quienes cometieron abortos bajo las tres causales explicitadas, ya que fueron condenados "por un delito que ya no lo es".

La ley que despenaliza el aborto en tres supuestos es uno de los pilares del programa electoral de Bachelet, que la trajo nuevamente al poder en 2014, y ha sido ampliamente aplaudida por la sociedad civil y las organizaciones de derechos humanos.

Su tramitación se prolongó por más de tres años y derivó en acusaciones constitucionales en contra del Gobierno, por parte de la oposición.