•   Ciudad de México, México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Un argentino de 76 años falleció en el terremoto de magnitud 7,1 ocurrido el pasado martes en el centro de México, que dejó cerca de 300 muertos, confirmaron hoy fuentes oficiales.

La Cancillería del país austral expresó en un comunicado sus condolencias por la muerte de Jaime Achequenze Azkenazy, ciudadano argentino que residía en Ciudad de México, y cuyos restos mortales ya fueron entregados a sus familiares.

Las autoridades consulares pudieron comprobar su identidad tras las tareas de verificación que efectuó el Instituto de Ciencias Forenses de dicha localidad el pasado 20 de septiembre.

Esta mañana, el embajador argentino en ese país, Daniel Chuburu, había señalado a la agencia estatal Télam que el hombre pertenecía a la comunidad judía local y vivía desde hacía muchos años en México, pero no reveló su identidad porque todavía no habían podido hablar con la familia ni con la comunidad judía porque estaban celebrando el Año Nuevo hebreo.

Las declaraciones de Chuburu llegaron después de que medios locales difundieran un comunicado del Tribunal Superior de Justicia de Ciudad de México (TSJ) en el que se confirma la muerte del argentino, que fue hallado entre los escombros de una vivienda destruida.

El miércoles pasado el cónsul del país austral en México, Gabriel Servetto, comunicó que había varios argentinos con los que no se había podido establecer contacto.

Al menos otros siete extranjeros fallecieron durante el sismo: un español, una panameña, cuatro taiwanesas y un surcoreano, cuyos cuerpos ya fueron entregados a los familiares.

Otro terremoto de magnitud 6,1 en la escala de Richter sacudió hoy el centro y sur de México, haciendo colapsar varias de las construcciones que habían quedado dañadas tras el ocurrido cuatro días atrás.