•   Berlín, Alemania  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La canciller alemana, Angela Merkel, y el candidato socialdemócrata, Martin Schulz, hicieron ayer sus últimas apariciones públicas, en la víspera de las elecciones para las que las encuestas dan una clara ventaja a la jefa de Gobierno.

Sobre las elecciones, además, pesa la sombra del inminente ingreso al Parlamento de la formación ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD).

Merkel se limitó a conversar y tomar café con militantes de la CDU que han participado en la campaña como forma de darles las gracias. Schulz participó en un acto de su partido en Aquisgran (oeste de Alemania).

Por la tarde, Merkel acudió a Greifswald (noroeste del país) a un acto de apoyo a un grupo de paramédicos que cumplían con una apuesta de hacer simultáneamente masajes de reanimación cardíaca a 500 muñecos de caucho.

La lucha de Schulz es desesperada ante los datos de los sondeos que dan a la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel cerca de 14 puntos por encima del Partido Socialdemócrata (SPD).

Schulz se ha esforzado en sus últimas apariciones en marcar diferencias frente a Merkel con un discurso que reclama justicia social y que anuncia alivios fiscales a las familias y a las personas con bajos ingresos.

El socialdemócrata fue recibido con banderas europeas y aprovechó su última aparición para agradecer a los que lo han apoyado.“Pase lo que pase mañana, ha sido una gran campaña”, dijo.

Las fortalezas de Merkel 

Merkel, por su parte, reclama su legado de doce años de gobierno, ante todo la reducción del desempleo de los 5 millones de parados que había en Alemania en 2005 a los 2.5 millones que hay actualmente.

Según el analista político Michael Spreng, uno de los grandes errores del SPD durante la campaña ha sido justamente centrarla en la justicia social, en momentos en que la mayoría de los ciudadanos considera que su situación económica es buena.

“En Alemania no se pueden ganar elecciones en 2017 con un discurso sobre justicia social”, dijo Spreng en una reunión con la Asociación de la Prensa Extranjera.

Los logros del SPD durante la “gran coalición” con la CDU, en la que ha podido hacer realidad puntos claves de su programa como la introducción de un salario mínimo interprofesional, no parecen haberle ayudado a Schulz en su campaña.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus