•   San Juan, Puerto Rico  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, anunció hoy, cuatro días después del embate del huracán María sobre la isla, que las autoridades lograron activar hoy el servicio eléctrico en el Centro Médico de Río Piedras (San Juan), donde se centralizarán todos los asuntos hospitalarios.

La isla caribeña quedó completamente a oscuras el pasado miércoles a causa de los fuertes vientos con los que azotó el ciclón de categoría 4, uno inferior al del máximo de la escala Saffir-Simpson.

No solo se cayó el servicio eléctrico, sino también mayormente el de agua potable y las telecomunicaciones, que poco a poco van tomando vida y marcando sonrisas en los rostros de los puertorriqueños que han tratado por varios días poder comunicarse con sus familiares, tanto dentro como fuera de la isla.

Con la activación eléctrica del Centro Médico, ahora son dos hospitales en la isla que ya tienen luz, después del Hospital San Pablo en Bayamón, municipio aledaño a San Juan, que se encendió el pasado viernes, dos días después del paso de María.

Rosselló dijo además que próximamente abrirán el Centro Comprensivo de Cáncer, también en la capital puertorriqueña.

"Estamos en emergencia y le pedimos al pueblo calma, para estabilizar las cosas y construir a Puerto Rico más fuerte que nunca", enfatizó el jefe del Ejecutivo en rueda de prensa en el Centro de Convenciones de San Juan, el cual opera como centro de operaciones del Gobierno.

El plan principal del Gobierno de Rosselló fue activar el sistema eléctrico de los hospitales, los centros de ancianos, la corporación de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados y encender las funciones de la maquinaria pesada del Departamento de Recursos Naturales para podar árboles que entorpecen las carreteras.

Ante esto, la mayoría de los centros hospitalarios en la isla están trabajando con generadores de electricidad que se encienden con gasolina, gas natural o diesel.

El embate del huracán María causó estragos en una gran cantidad de estaciones de gasolinas, lo que ha provocado que los puertorriqueños hagan extensas filas de más de cinco horas para abastecer sus autos o sus generadores de electricidad residenciales.

"Hago un llamado a la calma. Reitero que hay gasolina. Hay que buscar los operadores y chóferes", enfatizó Rosselló.

Detalló que en términos de la cantidad de gasolineras abiertas, Total tiene 70, Gulf 40, Puma 60 y Shell 15, pero Ecomax ninguno, por lo que los alcaldes de los municipios del sureste de la isla se comunicarán con los gerentes de Ecomax para activar los servicios.

Agregó que el puerto de Yabucoa (sureste) está operando para comenzar a distribuir camiones de combustible para toda la isla, lo que representará el 30 % de la distribución mayor.

"Tendremos puertos abiertos para tener más. Reitero: calma y prudencia", recalcó el gobernador sobre uno de los pocos puertos que la Guardia Costera ya aprobó para operar, junto al de San Juan, Guayanilla, Salinas y Tallaboa, en Peñuelas.

No solo la gasolina va a llegar poco a poco a llegar a las estaciones del combustible, sino que ya el Gobierno ha recibido más de 1.500 vagones con medicamentos, comida, enseres, generadores de electricidad y materiales de consumo como agua, y se esperan que lleguen 1.000 más, dijo Rosselló.

El jefe del Ejecutivo añadió que entre la Cruz Roja, el Departamento de la Familia y el Centro de Acopio de la Oficina de la Primera Dama entregaron hoy vía terrestre alimentos y agua a las regiones de Ponce, Aguadilla, Bayamón, Canóvanas, Arecibo, Mayagüez y Utuado, que agrupan cerca de 45 municipios.

En tanto, el miércoles estarán operacionales los centros regionales de Caguas, Ponce, Utuado, Arecibo, Mayagüez y Guayama para que los alcaldes puedan tener acceso antes del jueves.

Las telecomunicaciones, de las cuales se cayó el 85 % el mismo miércoles, poco a poco van recobrando sus sistemas, afirmó el gobernador.

"Es una gran prioridad. Cayó la red, pero ahora se está restableciendo", señaló Rosselló, quien en la tarde de este domingo sobrevoló en helicóptero los municipios de Comerío, Aibonito, Guaynabo y Bayamón, en los cuales vio "daños extensos".

También llegó junto al exgobernador Alejandro García Padilla al municipio de Coamo, donde residentes los dirigieron a ciertas áreas intransitables.

"Vimos devastación, pero la buena voluntad de limpieza en las carreteras por los residentes nos ayudó. Notamos las filas largas en las gasolineras, pudimos tomar nota desde el centro de mando municipal por las necesidades de agua y alimentos, y diesel en el CDT (centro de diagnóstico y tratamiento", explicó.