•   Nueva Delhi, India  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El secretario de Defensa estadounidense, Jim Mattis, declaró este lunes que un ensayo de bomba H de Corea del Norte en el Océano Pacífico sería "una chocante demostración de irresponsabilidad", al responder a las amenazas en este sentido de Pyongyang.

Esta advertencia se produce en un momento de escalada verbal entre el presidente estadounidense, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, sobre el programa nuclear del régimen comunista.

"Sería una chocante demostración de irresponsabilidad en el ámbito de la salud, la estabilidad y la no proliferación", dijo Marris en el avión que lo lleva a India, donde realizará una visita de tres días.

El ministro de Exteriores norcoreano, Ri Yong-ho, declaró a los periodistas en Nueva York, al margen de la reciente Asamblea general de Naciones Unidas, que su país podría contemplar hacer estallar una bomba de hidrógeno fuera de su territorio.

El programa de misiles de Corea del Norte despierta inquietud en Estados Unidos. La imagen es referencial. Archivo/ENDEn su primer discurso ante la asamblea general de la ONU, Trump amenazó con "destruir totalmente" a Corea del Norte, y catalogó a Kim Jong-un como un "hombre cohete" que está en una "misión suicida".

Sismos no son por ensayos nucleares

Un sismo de magnitud 3,5 registrado el sábado en Corea del Norte cerca del sitio nuclear de ese país no fue el resultado de un nuevo ensayo nuclear, indicó el servicio sismológico chino, tras informar inicialmente acerca de una "explosión sospechosa".

El Centro de la red sismológica china (CENC) indicó en una declaración el sábado que el estudio de datos infrasónicos reveló que "el incidente no fue una explosión nuclear, sino que tenía la naturaleza de un sismo natural".

La Academia china de ciencias publicó por su parte un informe aclarando que el sismo probablemente "fue ocasionado por un terremoto diferido de desmoronamiento", haciendo eco a la hipótesis de una detonación previa.

El último ensayo nuclear de Corea del Norte, el 3 de septiembre, fue el sismo más poderoso registrado a la fecha, que generó un sismo de magnitud 6,3 que pudo sentirse desde China en la zona fronteriza.

Grupos de monitoreo estimaron que el ensayo nuclear tuvo una potencia de 250 kilotones, es decir 16 veces superior a la de la bomba que destruyó Hiroshima en 1945.