•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, pidió ayer más sanciones contra el gobierno de Nicolás Maduro, al denunciar lo que consideró “la consolidación del régimen dictatorial en Venezuela”.

“Reiteramos la solicitud que formuláramos en el pasado para que la comunidad internacional continúe aplicando sanciones cada vez más duras contra el régimen y autoridades del régimen”, indicó Almagro, en el cuarto informe de la Secretaría de la OEA sobre la crisis política venezolana.

Maduro instaló el 4 de agosto una Constituyente con poderes absolutos, no reconocida por la oposición, ni por varios países latinoamericanos, Estados Unidos y la Unión Europea.

Por la aprobación de la Constituyente, Estados Unidos y Canadá han impuesto sanciones financieras al gobierno de Maduro, además de disponer medidas específicas contra el mandatario y varios integrantes de su gobierno.

El documento de Almagro, de 49 páginas, señala que la democracia fue “completamente eliminada el 30 de julio”, con “la instauración de una ilegítima Asamblea Constituyente”.

“La Secretaría General de la OEA ha venido documentando, denunciando y presentando pruebas de la alteración del orden constitucional y de las agresiones continuas a la institucionalidad en Venezuela”, indicó el texto.

En un video publicado en Twitter junto con el informe, Almagro dijo que en los tres reportes previos de la Secretaría General (de junio de 2016, y marzo y julio pasado) buscaron mostrar cómo desde la “alteración del orden constitucional” se fue pasando a la “total ruptura del orden democrático”.

En el tercer informe, Almagro condenó además la represión de los opositores en Venezuela, donde unas 125 personas murieron entre abril y julio en el marco de las manifestaciones antigubernamentales.

“En Venezuela se han violentado en forma sistemática y reiterada los elementos esenciales y los componentes fundamentales de la democracia como los define la Carta Democrática Interamericana”, subrayó Almagro en su cuarto informe, urgiendo a los países de la OEA a emitir una “condena rotunda” al gobierno venezolano.

La OEA en su conjunto no ha logrado aún alcanzar una posición unitaria sobre la situación en Venezuela, a pesar de que 13 países miembros del organismo emitieron, a fines de julio, una declaración exhortando al gobierno venezolano a abandonar la idea de la Constituyente.

Maduro anunció en abril el retiro de su país de la OEA, un proceso que tomará dos años.