•   Ciudad del Vaticano, Roma  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Vaticano otorgó hoy el premio "Razón abierta" a los profesores argentinos Claudia E. Vanney y Juan F. Frank por un libro sobre el determinismo y destacó además el trabajo sobre docencia y videojuegos de dos españoles.

La Fundación Ratzinger y la española Universidad Francisco de Vitoria repartieron hoy los premios de esta primera edición del premio "Razón abierta", con el que se reconoce a aquellos trabajos que buscan investigar "escapando de las restricciones ideológicas".

En la categoría de "Investigación", los premiados fueron los dos profesores argentinos por su libro "¿Determinismo o indeterminismo? Grandes preguntas de las ciencias a la filosofía", escrito junto a físicos, biólogos, filósofos y teólogos de seis países.

El profesor Frank no acudió a la ceremonia y fue su colega Vanney, doctora en Física por la Universidad de Buenos Aires y en Filosofía por la de Navarra, quien recogió el premio, agradeciendo la inspiración del papa emérito Benedicto XVI y de Francisco.

"Quiero agradecer la inspiración del papa Benedicto que con su sabiduría y humildad es ejemplo para todos los profesores universitarios. Y también a Francisco porque con su impulso a construir puentes que unan mueve el trabajo intelectual y el diálogo interdisciplinar", destacó en la Casina Pío IV del Vaticano.

En esta misma categoría fue galardonada la estadounidense Darcia Narváez, profesora de Psicología en la Universidad de Notre Dame, por su estudio sobre neurobiología en la infancia.

En la sección de docencia fueron distinguidos los estadounidenses Michael J. Garanzini, Michael Schuck y Nancy Tuchman por su "Healing Earth", un manual gratuito y disponible en internet sobre ciencias medioambientales, ética, espiritualidad y activismo.

Y también la religiosa húngara Laura Baritz por su programa de enseñanza "Keteg", que tiene por objetivo "promover y difundir un pensamiento económico y empresarial basado en los principios y virtudes éticas de la Doctrina Social de la Iglesia".

La Fundación Ratzinger y la Universidad Francisco de Vitoria concedieron además una mención especial a los españoles Arturo Encinas Cantalapiedra y Alberto Oliván Tenorio por un proyecto docente basado en los videojuegos.

Los profesores son los autores de "La enseñanza de la Narración en Videojuegos o cómo relatamos nuestra vida a través del videojuego", que tiene por objetivo orientar a los futuros diseñadores en su trabajo desde un punto de vista técnico y poético.

Por último se destacó el trabajo del británico Christopher Cook por la creación de un programa dirigido a "formar a los estudiantes en una comprensión integral de las enfermedades, la salud y el bienestar desde un punto de vista teológico y científico".