•   México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente del Consejo Mexicano de Negocios, Alejandro Ramírez Magaña, aseguró hoy que los terremotos que ocasionaron más de 400 muertos este mes en México son una oportunidad para crecer y hacer un mejor país.

"Aprovechemos esta crisis para sacar lo mejor de nosotros, para salir unidos como sociedad y fortalecidos como país", dijo Ramírez en un encuentro en la residencia oficial de Los Pinos para resumir los daños ocasionados por los sismos del 7, 19 y 23 de septiembre y analizar las propuestas de reconstrucción.

En la reunión, encabezada por el presidente Enrique Peña Nieto y con la participación del sector privado, Ramírez destacó la importancia de trabajar de manera coordinada, lo cual será posible con la creación del Fideicomiso "Fuerza México", que encaminará los recursos aportados por empresarios mexicanos y extranjeros.

"La reconstrucción reclama una planeación articulada y cuidadosa y una visión de largo aliento para establecer metas", dijo el empresario, que confirmó el aporte del sector privado para el proyecto de largo plazo.

Ramírez destacó la solidaridad de los mexicanos y sus instituciones y señaló que estos momentos dejan sin aliento y recuerdan que el país sigue de pie.

Sobre el fideicomiso de ayuda, el presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Juan Pablo Castañón, dijo que ha sido constituido con la idea de que la recuperación del país se emprenda de manera ágil pero con calidad.

"Queremos ser un ejemplo de coordinación de lo que podemos hacer juntos sociedad y gobierno", expresó Castañón en el encuentro, en el que Peña Nieto estuvo acompañado por varios de los principales miembros de su ejecutivo.

El pasado 7 de septiembre, México fue sacudido por un temblor de magnitud 8,2 en la escala abierta de Richter, pero fue el del pasado 19 de septiembre -de magnitud 7,1 y ocurrido en el aniversario 32 del brutal terremoto de 1985- el que causó la mayor devastación, con más de 300 fallecidos y numerosos daños materiales, entre ellos más de 150.000 viviendas dañadas.

"Tenemos el reto de la construcción de una nueva vivienda para los que perdieron todo, de nuevas escuelas, de recomponer pueblos, ciudades, hospitales y monumentos históricos", insistió el empresario.