•   Kandahar, Afganistán  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Diez integrantes de las fuerzas de seguridad afganas murieron en un ataque de su propia aviación en la provincia de Helmand, en el sur del país, anunció este domingo el gobernador

El bombardeo por error golpeó a las tropas de tierra que intentaban expulsar a talibanes fuera de un distrito considerado por el gobierno como estratégico, dijo a la AFP el gobernador Hayatulá Hayat.

El ministerio de Defensa confirmó el error del ejército del aire afgano y anunció la apertura de una investigación sobre lo ocurrido.

El incidente se produjo sobre las 16H30 locales (12H00 GMT) en el distrito de Gereshk, en el noroeste de la capital provincial Lashkar-Gah.

Nueve de las víctimas eran miembros de los servicios de inteligencia (NDS) y la décima un policía, según una fuente de las fuerzas de seguridad que quiso guardar el anonimato.

"Al menos nueve policías también resultaron heridos", añadió esa fuente.

La joven aviación afgana, que aumenta poco a poco su capacidad de fuego, ha sido acusada por la ONU de causar numerosas víctimas colaterales en sus bombardeos.

El 21 de julio, 16 policías afganos murieron en un bombardeo estadounidense en el mismo distrito de Gereshk justo después de expulsar a los talibanes del pueblo atacado.

La provincia de Helmand, en la frontera con Pakistán, es uno de los bastiones de los talibanes que controlan al menos 10 de sus 14 distritos. Allí es donde los insurgentes islamistas cultivan adormidera, la planta de la que se extrae el opio, su principal fuente de ingresos.

En Helmand se produce el 80% del opio afgano. A finales de 2014, la retirada de las tropas de combate de la OTAN dirigidas por Estados Unidos permitió que los talibanes reconquistaran la mayoría de esta zona, donde se produjeron algunos de los combates más feroces de la guerra de Afganistán, iniciada en 2001.

En abril, 300 marines estadounidenses fueron desplegados en una base al norte de Lashkar-Gah.