•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Rey de España Felipe VI ha asegurado hoy que desde hace ya tiempo "determinadas autoridades" de Cataluña han venido incumpliendo la Constitución y el Estatuto autonómico y ha tachado su comportamiento de "deslealtad inadmisible" y "conducta irresponsable".

El Rey ha censurado la actitud de estos cargos en un mensaje en televisión grabado en el Palacio de la Zarzuela dos días después del referéndum organizado por la Generalitat sobre la independencia de Cataluña.

"Esas autoridades, de una manera clara y rotunda, se han situado totalmente al margen del derecho y de la democracia", les ha reconvenido el jefe del Estado.

También ha advertido hoy que estamos viviendo "momentos muy graves para nuestra vida democrática", por lo que en estas circunstancias quiere dirigirse "directamente a los españoles", según ha manifestado al inicio del mensaje que ha dirigido hoy a los españoles sobre la crisis en Cataluña.

Felipe vi advirtió hoy de que ante la situación "de extrema gravedad" en Cataluña, los "legítimos poderes del Estado" deben asegurar "el orden constitucional", la vigencia del Estado de derecho y el autogobierno de Cataluña, basado en la Constitución y en su Estatuto de Autonomía".

​Huelga en Cataluña

Al grito de "¡Fuera las fuerzas de ocupación!", cientos de miles de personas se manifestaban este martes en Barcelona, en el marco de una huelga general para denunciar la violencia policial durante el referéndum de autodeterminación prohibido por la justicia, que agravó la crisis con el gobierno español.

Convocados por sindicatos, partidos y asociaciones a paralizar esta región de 7,5 millones de habitantes, los manifestantes -unos 300.000 según la policía municipal- marcharon desde la mañana en columnas, que obligaron a cortar la circulación en diferentes puntos.

Una manifestación en Cataluña, hoy. EFE/END"Las calles serán siempre nuestras", "Adiós España", "Independencia", gritaban los manifestantes, en su mayoría estudiantes.

"Creo que esto ya es imparable, la gestión que ha hecho el gobierno de España ha sido horrorosa", decía a la AFP Albert Auset, informático de 51 años, que acompañaba a sus dos hijas, de 18 y 21 años, ataviadas con banderas independentistas y claveles rojos.

Por la tarde se inició una nueva marcha, en la que decenas de miles bajaron por el céntrico paseo de Gracia. Un grupo se dispersó hacia la sede de la policía nacional, donde se concentró a gritos "Fuera las fuerzas de ocupación" y "asesinos".

"No soy independentista", pero "estoy aquí por la violencia que hubo el otro día", dijo en el Paseo de Gracia Laia Castaño, una estudiante de enfermería de 20 años, que portaba una bandera española junto con dos amigas, a su vez con banderas independentistas catalanas.

Cerca de allí, frente al edificio histórico de la Universidad, había una concentración también con decenas de miles, en la que no faltaba la ironía: "Los pañales y los políticos han de cambiarse a menudo (...) por los mismos motivos", decía una pancarta.