• |
  • |
  • END

MANAWAN, PAKISTAN / AFP

Las fuerzas de seguridad sometieron ayer lunes al comando armado que atacó una academia policial en el este de Pakistán con un saldo de ocho reclutas y cuatro “terroristas” muertos, según el último balance oficial revisado a la baja. La Policía había comunicado por la mañana un balance de 20 muertos.

Cientos de policías se apostaron en el tejado del edificio principal y alrededor del campo de entrenamiento, cerca de la ciudad de Lahore (este), gritando y disparando al aire en señal de alegría tras un asedio de casi ocho horas que dejó varias decenas de heridos.

El ministro del Interior, Rehman Malik, afirmó que cuatro “terroristas” murieron. Al menos tres hombres barbudos se rindieron a un pequeño grupo de policías vestidos con uniforme de comando en el tejado, al final de este mortífero ataque.

La Policía dijo que tres de los atacantes murieron al hacer estallar sus chalecos con explosivos.

Los socorristas encontraron miembros ensangrentados y un periodista de la AFP vio una cabeza incrustada en el muro exterior del complejo. “Se trata de un ataque planeado, organizado, terrorista. Esto muestra hasta qué punto están dispuestos a llegar los enemigos de nuestro país”, declaró Malik.