•   Río de Janeiro, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El 72 % de los habitantes de Río de Janeiro, la segunda mayor ciudad de Brasil, se irían a vivir a otro municipio, si pudieran hacerlo, debido a la violencia, según un sondeo publicado hoy por el diario Folha de Sao Paulo.

La encuesta, realizada por la firma Datafolha, muestra que el 90 % de los entrevistados aseguró tener miedo cuando caminan de noche por la ciudad y que un tercio de la población cambió su rutina o presenció un disparo en las últimas semanas.

El 24 % aseguró tener algún familiar o amigo que fue víctima por arma de fuego en las últimas semanas, mientras que el 67 % afirmó haber escuchado al menos un tiro recientemente.

El sondeo, que tiene un margen de error de 4 puntos, se hizo a 812 ciudadanos de Río de Janeiro durante el pasado lunes y martes, diez días después de que una serie de intensos tiroteos en la favela de Rocinha, la mayor de la ciudad, provocara la intervención de las Fuerzas Armadas en la comunidad durante una semana.

El envío de las Fuerzas Armadas a la favela, ubicada en un punto estratégico de Río de Janeiro fue autorizado por el presidente brasileño, Michel Temer, como respuesta a los conflictos que se registraron durante varios días en la zona, que es objeto de disputa por bandas rivales de narcotraficantes, y que dejaron al menos cuatro muertos.

Río de Janeiro vive una inusitada ola de violencia desde la celebración de los Juegos Olímpicos de 2016, que ha obligado al Gobierno del presidente Michel Temer a enviar unos 10.000 miembros de las Fuerzas Armadas para reforzar la seguridad en la región, con la perspectiva de que permanezcan allí hasta finales de 2018.

Según Datafolha, el 83 % de los habitantes de Río de Janeiro apoya la actuación de las Fuerzas Armadas para combatir la violencia en la ciudad, mientras que un 15 % se opone a ello.

Sin embargo, el 52 % asegura que la presencia de los militares en las calles de la ciudad y su región metropolitana no mejoraron en nada la situación; otro 44 % considera que sí que mejoró y el 2 % cree que empeoró.

Para el 74 % de los entrevistados, las políticas en seguridad del gobierno regional han sido malas o pésimas, mientras que un 25 % la calificó de regular y solamente el 5 % considera que son buenas.

Sobre el miedo de los ciudadanos de Río de Janeiro, el 49 % afirmó que su principal temor son los bandidos, el 23 % la policía y otro 23 % dijo que tienen el mismo miedo a bandidos y policías. Apenas el 2 % dijo no tener miedo a ninguno de los dos.

El miedo a la policía es un 28 % superior entre los más pobres y entre los más jóvenes (de 16 a 24 años).