• |
  • |
  • END

SAN JOSÉ / AFP

Estados Unidos espera un “firme compromiso” de Cuba con la democracia y los derechos humanos antes de tenderle una mano y levantar el embargo a la isla, declaró ayer lunes el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, al término de un cónclave con los mandatarios de América Central en Costa Rica.

Biden sostuvo el primer contacto del gobierno demócrata de Obama con América Central, realizado en la Casa Presidencial de San José, al que asistieron los siete países del istmo para debatir el impacto de la crisis y temas de interés común, como migración y seguridad.

“En la próxima década y pronto probablemente habrá, y se necesita que haya cambios en la relación entre Cuba y Estados Unidos, y Estados Unidos y Cuba, así como (con) el continente”, dijo Biden en una conferencia de prensa al término del encuentro.

Sin embargo, insistió en que para que Washington tienda la mano, y levante el embargo impuesto hace casi medio siglo, “hay una automática necesidad de un firme compromiso (de Cuba). Y el compromiso es democracia y derechos humanos”.

“Nosotros, el presidente Obama y yo, hicimos campaña con una plataforma que decía que estábamos dispuestos a tender (la mano), y creo que ustedes verán que tenderemos (la mano)”, dijo el vicepresidente.

Buena relación de vecindad

El tema de Cuba no era parte de la agenda de la cita de San José, pero Biden lo trató al término del encuentro ante una consulta de un periodista.

Biden insistió ante los mandatarios centroamericanos, que ahora Washington escucha a los demás países, y dijo que el gobierno de Obama busca con sinceridad una buena relación con sus vecinos latinoamericanos.

El anfitrión de la cita, el presidente costarricense Óscar Arias, pidió a Biden que Estados Unidos restablezca el embargo a la venta de armas sofisticadas a América Latina, que levantó en la década pasada el mandatario Bill Clinton y que permitió a Chile adquirir avanzados aviones F-16.

“Hoy lo que tenemos es una carrera armamentista, sobre todo en la América del Sur”, dijo Arias, quien es Premio Nobel de la Paz.

Los países centroamericanos, muy dependientes del comercio con Estados Unidos, quieren mayor cooperación de Washington, dado que han sufrido un duro golpe con la crisis, al caer sus exportaciones y las remesas familiares, y aumentar el desempleo.