•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El gobierno de Mariano Rajoy y el líder del primer partido de la oposición, el socialista Pedro Sánchez, acordaron abrir el debate para una reforma de la Constitución que podría mejorar el encaje de Cataluña, anunció este último.

"El acuerdo que tengo con el presidente del gobierno es que abramos la vía política, la vía de la reforma constitucional", dijo Sánchez en conferencia de prensa, aclarando que el debate permitiría hablar de "como Cataluña se queda en España, y no de cómo se va".

Además, Sánchez expresó su apoyo al requerimiento de Rajoy al presidente catalán Carles Puigdemont para que aclare si realmente declaró la independencia de Cataluña en la confusa sesión del Parlamento catalán del martes.

El requerimiento es el primer paso en la aplicación del Artículo 155 de la Constitución española, que podría desembocar en la suspensión de la autonomía catalana.

"Acompañamos al presidente del gobierno (...) en su requerimiento para clarificar y sacar del pantano en el que ha metido el presidente Puigdemont a la política catalana", dijo el líder socialista, calificando la sesión del martes de "ceremonia del absurdo".

En ella, Puigdemont anunció la suspensión de la declaración de la independencia para iniciar un diálogo con el gobierno español.

El gobierno de Rajoy esgrime la Constitución para negar un referéndum de independencia a Cataluña y la misma secesión.

La Carta Magna afirma que "la Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles".