• |
  • |
  • AFP

La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, respaldó hoy las tentativas de reconciliación del gobierno afgano con islamistas talibanes o con ex partidarios de Al Qaida que rechacen la violencia en un discurso en la conferencia sobre Afganistán en La Haya. "Debemos apoyar los esfuerzos del gobierno de Afganistán por separar los extremistas de Al Qaida de los talibanes que se sumaron a sus filas no por convicción, sino por desesperación", expresó Hillary Clinton.

"De hecho, es el caso de la mayoría de los que luchan junto a los talibanes", afirmó la jefa de la diplomacia estadounidense, quien agregó que "se les debe ofrecer una forma honorable de reconciliación y reintegración en una sociedad pacificada, si ellos desean abandonar la violencia, romper con Al Qaida y apoyar la Constitución", añadió.

La jefa de la diplomacia estadounidense hizo estas declaraciones en la conferencia internacional en La Haya en la que participan 90 países, organizaciones y observadores. De igual manera, Clinton presentó la nueva estrategia del gobierno de Barack Obama para Afganistán, y no mencionó a Irán, que estaba representado en la conferencia a través de su viceministro de Relaciones Exteriores encargado de Asia y el Pacífico, Mohammad Mehdi Ajundzade.

No obstante, subrayó que los problemas afganos "no podrán resolverse sin la ayuda de los vecinos de Afganistán". "El tráfico de droga, la generalización del extremismo violento, la gestión del agua, la electrificación e irrigación, son desafíos regionales que exigirán soluciones regionales", afirmó Clinton. La responsable estadounidense rindió homenaje al presidente afgano, Hamid Karzai, pues "ha desempeñado un papel dirigente muy importante para su país", aunque se mostró dura respecto de la corrupción que socava al gobierno afgano.

"La corrupción es un cáncer tan peligroso para nuestro éxito a largo plazo como Al Qaida y los talibanes", afirmó. "Un gobierno que no aporta nada a su pueblo, se convierte en el mejor instrumento de reclutamiento de los terroristas", agregó. Clinton sugirió que la comunidad internacional envíe a Afganistán expertos en administración local para formar una "nueva generación de funcionarios y administradores".

Al hablar de las elecciones presidenciales afganas previstas para el 20 de agosto próximo, Clinton recordó la importancia de un comicio "libre y equitativo", de cara al cual su país otorgará a Kabul una ayuda de 40 millones de dólares. La nueva estrategia de Estados Unidos haca Afganistán prevé un incremento de la presencia militar y civil y otorga un papel clave al vecino Pakistán, en la lucha para derrotar a Al Qaida.