• |
  • |
  • AFP

El presidente saliente de El Salvador, Elías Antonio Saca, y el mandatario electo Mauricio Funes, iniciaron hoy un proceso de coordinación y transición, dos meses antes de que la izquierda asuma el gobierno luego de 20 años de dominio de la derecha. El compromiso adoptado por Saca y Funes durante la primera cita de tres horas celebrada en la casa de gobierno fue de realizar una transición sin complicaciones.

"Le he asegurado al presidente electo una transición ordenada, adecuada, lo cual se convierte en una gran oportunidad para el país que no había visto en años una transición", exclamó el mandatario saliente durante una conferencia conjunta con Funes en el salón principal de la casa de gobierno. Por su parte, el presidente electo declaró que lo que se busca "es garantizar una transición ordenada, pero fundamentalmente una transición que no alimentara una visión negativa que se construyó a lo largo de la campaña" electoral.

Tras declararse como los "únicos" portavoces de la transición, tanto el mandatario saliente como el entrante acordaron crear una comisión que se encargará de dilucidar los aspectos de interés para las partes, y además nombrarán una subcomisión que se encargará de revisar la parte económica y una serie de medidas que se adoptarán en virtud de la crisis. Funes debe asumir la presidencia el 1 de junio para un mandato de cinco años.