•   Irak  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Más de 60 terroristas del grupo Estado Islámico (EI) murieron, entre ellos destacados líderes, en una operación de la aviación del Ejército iraquí contra sus sedes en zonas fronterizas entre Irak y Siria.

El centro de información de guerra informó hoy en un comunicado de que la aviación iraquí destruyó "una sede de reuniones de los líderes más destacados de las filas del Dáesh (acrónimo en árabe de EI), donde se encontraban alrededor de 20 terroristas, entre ellos, responsables de seguridad, legal y de finanzas".

Entre los líderes más destacados que perecieron figura un cabecilla de "la primera línea" del EI en Siria, apodado Abu Omar al Iraqi, así como Abu Muhanad al Halabi, responsable de "la policía islámica" en las zonas de Albukamal (Siria) y Al Qaim (oeste de Irak), que estaba con "otros 30 o 35" miembros extremistas, que fueron abatidos.

Un "experto" de investigación, desarrollo y explosivos del EI, identificado como Abu Mariam al Shishani, al que acompañaban otros cuatro chechenos especializados en colocar explosivos en los vehículos, murieron también en esos bombardeos, según el Ejército.

Por último, el líder Abu Said al Masri, originalmente de la minoría cristiana copta egipcia y que era responsable de finanzas en las filas del EI, perdió la vida en la zona de Albukamal, junto a otros tres terroristas.

Estas operaciones militares se llevaron a cabo con el apoyo de la coalición internacional, liderada por Estados Unidos, y la Comandancia de Operaciones Conjuntas iraquíes.

Las fuerzas iraquíes concluyeron el día 7 de octubre su ofensiva en el oeste de la provincia de Kirkuk, en el norte de Irak, tras liberar la comarca de Al Hauiya.

Tras la liberación de Al Hauiya, la ofensiva se centra ahora en la zona fronteriza con Siria, en el oeste de Irak, donde se ubica el considerado último bastión del EI en el país, Al Qaim.